📦Envíos a toda Europa.

¿Qué Son las Plantas de Acuario In Vitro?

¡Bienvenidos a un post nuevo de nuestro Blog Premium Buces!

En nuestro blog y tienda online especializada en productos relacionados con los acuarios y los terrarios, nos gusta hablaros sobre cuáles son los mejores métodos y trucos para llevar un acuario siempre con éxito. Muchas personas inician un acuario pensando que simplemente deberán preocuparse de los peces, pero es mucho más: la preocupación por el equilibrio en el agua, por las plantas del acuario que las acompañan y por cómo detectar los principales problemas en nuestro acuario también son cosas a tener en cuenta.

Pero además de esto, en Premium Buces también nos gusta hablar de curiosidades y tips para los verdaderos amantes del aquascaping: cómo es mejor decorar el acuario y qué elementos vivos y no vivos podemos seleccionar para convertirlo en un elemento hermoso que además de darnos compañía y entretenimiento, decore nuestro hogar.

Hoy os vamos a hablar de las plantas, esas acompañantes silenciosas pero vivas de nuestras mascotas, los peces. Como ya os hemos contado en otros post, hay muchos tipos de plantas y también muchos métodos de iniciación del crecimiento de las plantas.

En concreto os traemos hoy toda la información relevante con respecto a las plantas in vitro, que son plantas cultivadas en un ambiente estéril en lugar de en un hábitat natural, y que tienen una serie de ventajas sobre estas segundas que quizás os resultan prácticas.

¿Os gustaría saber qué son exactamente las plantas de acuario in vitro? ¿Cuáles son las diferencias con respecto a las plantas naturales, cómo se pueden distinguir y qué problemas podrían traernos y debemos vigilar?

Pues hoy en Premium Buces vamos a hablar largo y tendido sobre todo ello así que si necesitáis información y tenéis curiosidad…

¿QUÉ SON EXACTAMENTE LAS PLANTAS DE ACUARIO IN VITRO?

Lo primero de todo, si es que habéis llegado a este artículo buscando información general sobre cómo cuidar plantas de acuario, es saber qué son exactamente las plantas de acuario in vitro.

Pues bien, bajo la definición estrictamente científica, las plantas in vitro (tanto las que van a ir a parar a acuarios como las que van a cultivarse en otro lugar) son lo contrario de las plantas in vivo: unas plantas que se cultivan en un “vaso” y alejadas de cualquier organismo vivo que se puedan encontrar en su hábitat natural. Esto quiere decir que las plantas in vitro se plantean y crecen en entornos artificiales, en el contexto de laboratorios o lugares estériles.

De la misma forma que hay plantas que crecen en la naturaleza, en un bosque o un paraje natural, por ejemplo, y crecen gracias a las condiciones climatológicas del lugar en cuestión, numerosos expertos en plantas que quieren lograr el crecimiento de una planta con características más fuertes y con mayor facilidad de expansión, hacen lo posible por cultivarlas siguiendo una serie de normas y esperando una serie de características que vamos a ir contando a continuación.

Algunas de las ventajas principales de las plantas cultivadas en vitro ya os las podemos adelantar: son plantas cultivadas sin ninguna necesidad de utilizar pesticidas o productos químicos nocivos. También son plantas que no crecen con plagas, ni con elementos que sí abundan en la naturaleza y que son difíciles de evitar, como larvas de insectos o caracoles en el caso de las plantas de acuario.

Sin embargo, también hay cuestiones de las plantas cultivadas in vitro que es conveniente conocer para saber si es la opción que más se ajusta a vuestras necesidades. ¿Son plantas cultivadas in vitro lo que verdaderamente necesitáis para vuestro primer acuario, sea del tipo que sea?

EL CULTIVO IN VITRO

Así pues, lo que caracteriza y clasifica a las plantas in vitro es el haber sido cultivadas en un ambiente estéril, como en el vaso de un laboratorio, en lugar de en un lugar natural como puede ser una selva.

Pero las plantas in vitro solamente son consideradas así por estar cultivadas de una forma específica, aunque después vayan a parar a otros lugares. Con esto queremos decir que aunque cultivemos o compremos unas plantas in vitro, después podremos plantarlas y hacerlas crecer y desarrollarse en cualquier sitio: en este caso, en nuestro propio acuario casero, pero también en invernaderos en caso de ser plantas no acuáticas, o incluso en jardines o exteriores.

Cuando se han cultivado en un vaso, o bien en un tubo de ensayo, las plantas in vitro pueden conservarse por periodos de tiempo bastante largos. Es importante que para que se conserven, se mantenga su lugar de cultivo cerrado herméticamente, sin fisuras y sin posibilidad de que entre aire externo.

Bucephalandra “Brownie Ghost” Planta de acuario

Comprar Bucephalandra Brownie Ghost

¿CUÁNTO TIEMPO PUEDEN AGUANTAR LAS PLANTAS EN SU RECIPIENTE ORIGINAL?

Es una pregunta difícil de contestar, porque depende sobre todo del tipo de planta que sea (hay plantas y musgos que son de crecimiento más lento, y por tanto durarán más en su vaso sin que se empiecen a estropear) y otras que son de crecimiento más rápido y durarán menos tiempo.  También depende del lugar en el que nosotros posicionemos nuestras plantas in vitro:

  • Lo ideal es que estén en lugares donde les llegue algo de luz, para que puedan realizar la fotosíntesis dentro de su espacio antes de plantarlas en otro sitio.
  • También que las temperaturas sean moderadas, y no superen los 20 grados centígrados.

EL MEDIO EN EL QUE SE CULTIVAN LAS PLANTAS IN VITRO

Ahora que sabemos en qué consiste exactamente el cultivo in vitro, más o menos por qué razones puede alguien desear cultivarlas de esta forma en lugar de la forma tradicional y cómo debemos conservarlas hasta el momento en el que se saquen y se planten en otro sitio, quizás os estéis preguntado: ¿Cómo se hace para conseguir dicho cultivo dentro de un espacio estéril como es un vaso?

Pues es, efectivamente, una muy buena pregunta ya que no se cultiva en dicho espacio estéril de forma espontánea, sino gracias a un medio nutritivo con características muy específicas:

  1. Con los micronutrientes y macronutrientes que necesita la especie de planta en concreto.
  2. Con el agua necesaria para que la planta pueda desarrollarse y crecer.
  3. Con vitaminas y fitohormonas que nos ayudan a muchas funciones: proteger la planta contra los depredadores, por ejemplo, pero también recibir los factores químicos buenos más necesarios para que el crecimiento sea sano.

Además de esto, debemos saber que las plantas in vitro pueden cultivarse en un espacio estéril a partir de medios líquidos o sólidos: esto es a partir de una gran cantidad de agua mezclada con los nutrientes y las vitaminas necesarias, o bien en un medio en el que se necesite menos líquido y más sustancias sólidas buenas para el bienestar de la planta.

Esta elección de medio de cultivo para las plantas in vitro no es casual, sino que responde a las necesidades específicas de cada tipo de planta. Ya os hemos contado en otros artículos, que algunas plantas tienen necesidades muy específicas y otras más generales y fáciles de conseguir.

Anubias “Snow White” Planta de acuario

 

Comprar Anubias Snow White

En el caso de que simplemente vayáis a comprar plantas in vitro para luego plantarlas en el sustrato de vuestro acuario y que allí se desarrolle, no os tendréis que preocupar por el medio en el que ha sido cultivado anteriormente. En el caso de que queráis vosotros mismos cultivar plantas in vitro, lo mejor es que consultéis con especialistas y expertos del sector para que os recomienden qué necesidades puede tener cada tipo de planta.

En Premium Buces solemos tener muchísimos productos vegetales que vienen cultivados in vitro, y por supuesto os podremos dar toda la información necesaria sobre cómo tratar cada planta dependiendo de cuál sea y donde la vayáis a instalar en vuestro futuro acuario.

CARACTERÍSTICAS DE LAS PLANTAS IN VITRO

¿Hay algo que distinga a las plantas in vitro de las plantas cultivadas en un entorno natural? La primera respuesta que se nos ocurre, es que por supuesto la diferencia más radical es la forma en la que empiezan a crecer y desarrollarse.

Si adquirimos, por ejemplo, algunas plantas para nuestro futuro acuario en caso de estar empezando uno, veremos rápidamente la diferencia entre unas y otras: las primeras vienen literalmente en un vaso donde se ha creado el microclima próspero para su formación. Las segundas, sin embargo, suelen venir en macetas de las cuáles habrá que sacar con mucho cuidado desde las raíces para colocar en el lugar del acuario que hayamos pensado.

No obstante, y seguramente lo estéis pensando, la diferencia del formato en el que llegan las plantas in vitro y las que no lo son no es la única. Las plantas in vitro tienen otras peculiaridades que les hacen fácilmente distinguibles y que vamos a contar a continuación:

EL TAMAÑO DE LAS PLANTAS IN VITRO: LAS HOJAS Y LOS TALLOS

Una de las primeras cosas en las que nos podemos fijar si adquirimos plantas in vitro es que sus hojas y sus tallos son clarísimamente más pequeños que los de las plantas que se han criado de forma tradicional.

En primer lugar, es importante que os aclaremos que esto no significa que cuando llevemos las plantas al acuario vayan a continuar siendo pequeñas, pues allí según los nutrientes o el abono que les aportemos, también de la cantidad de luz y de oxígeno que reciban, crecerán más grandes o más pequeñas.

Pero sí que llegan en un formato mucho más pequeño a priori, y esto tiene una explicación fundamentalmente científica: el equilibrio hormonal de las plantas in vitro está un poco alterado, y esto es porque recibe fitohormonas, como hemos contado anteriormente, que sirven para ayudar a su expansión y sus características concretas.

Además de la alteración del equilibrio hormonal, las plantas in vitro tienen de forma artificial todos los nutrientes que necesitan para poder crecer. En la vida real, en la naturaleza, a veces una planta no tiene todos los nutrientes, ni el agua suficiente, ni las vitaminas fundamentales. Esto hace que a fuerza tengan que desarrollar su metabolismo de una forma distinta que si lo tuviesen todo hecho desde el principio, como sí sucede con las plantas in vitro.

En definitiva, y para que lo entendáis mejor, la aportación de todo lo necesario para crecer de forma rápida y sana hace que el metabolismo de estas plantas creadas en un entorno estéril se reduzca, y que por tanto no crezcan de la misma forma que las plantas in vivo.

Cryptocoryne Pink Flamingo Planta de acuario

 

COMPRAR Cryptocoryne Pink Flamingo

LA TENDENCIA A LA HIPERDROGENEIDAD

¿Qué es la hiperhidrogenidad? Tranquilos, porque es bastante normal que nunca hayáis oído hablar de este concepto, y por eso nosotros os vamos a explicar más sobre ello, para que así podáis detectarlo y ser conscientes de las causas y las posibles y fáciles soluciones.

La hiperhidrogenidad, también llamada vitrificación, es un fenómeno que les sucede a las plantas cuando adquieren un aspecto como hinchado y vidrioso. Creednos cuando os decimos que es un efecto fácilmente distinguible, y que además va tomando con el paso de los días la estética de plantas que parecen demasiado acuosas, como si estuviesen precisamente hinchadas de agua.

Esta vitrificación puede suponer efectivamente un problema si no lo detectamos. Si no le prestamos la suficiente atención, las hojas o tallos de las plantas afectadas por él se irán debilitando, siendo cada vez más y más débiles, y también se comprometerán estéticamente porque irán poniéndose de un tono marrón.

Aunque el efecto de la hiperhidrogenidad puede aparecer por múltiples razones, sobre todo relacionadas con el estrés fisiológico de las plantas cuando no están en las condiciones adecuadas, y de hecho es un problema que puede afectar tanto a las plantas cultivadas in vitro como a las cultivadas de forma natural, sí que podemos establecer que hay una cierta relación entre las primeras y este problema:

¿Cuál? Pues es muy sencillo, y es que a medida que crecen dentro de un envase, vaso o espacio estéril, las plantas in vitro pueden llegar a tocar con sus hojas y tallos la superficie del vaso, y este roce es el que le produce el estrés que desemboca en hiperhidrogenidad. Esta característica del cultivo in vitro, por tanto, se puede considerar negativa con respecto a las plantas in vivo, pero no os preocupéis porque en la gran mayoría de los casos es algo que desaparece una vez adquirimos las plantas y las colocamos en el lugar del acuario en el que finalmente vaya a asentarse.

En el caso de que notéis la hiperhidrogenidad o vitrificación en plantas in vitro que hayáis adquirido para vuestro acuario, simplemente tendréis que seguir las instrucciones de plantado bajo el agua que os hayan recomendado y esperar a que se solucione: con una colocación adecuada, un poco de ayuda quizás con un abonado o nutriente extra, y un poco de cuidado y cariño, veréis rápidamente como las zonas marrones, hinchadas y acuosas desaparecen y en su lugar aparecen brotes sanos. De todas formas, podéis leer aquí el post que escribimos para contaros qué deficiencias pueden tener las plantas una vez cultivadas en el acuario y cómo solucionarlas.

Elatine Hydropiper planta de acuario

 

COMPRAR Elatine Hydropiper

LA DECOLORACIÓN DE ALGUNOS BROTES EN PLANTAS IN VITRO

Otra de las características de las plantas cultivadas in vitro cuando las adquirimos, y las vemos por primera vez antes de colocarlas en nuestro medio acuático junto con nuestros peces, es que tengan algunas hojas marrones alrededor de las hojas verdes que se han ido cultivando en un entorno no natural. A veces incluso no son hojas sueltas, sino brotes completos que se han coloreado en un tono amarillento o marrón.

Estas hojas marrones de las que hablamos están muertas, y no es por tanto una simple coloración sino el fin de algunos de los brotes que se están cultivando in vitro. Pero, y aunque pueda parecer una característica preocupante contra la que hay que hacer algo, esto no es así:

Es algo absolutamente natural, como seguramente sabréis, que las plantas vayan desprendiéndose de sus hojas más viejas. Sin embargo, en un entorno natural estas hojas terminan por pudrirse por los organismos que se encuentran en cualquier sitio no estéril. Que se pudran implica a las hojas y tallos sanos de alrededor, que pueden verse comprometidos si no retiramos las hojas marrones que han ido surgiendo.

Sin embargo, en el caso de las plantas con cultivo in vitro, estas hojas y brotes marrones simplemente permanecen en su lugar sin hacer daño a las otras zonas de la planta que le rodean. Al contrario, la masa vegetal general de la planta que está creciendo in vitro sigue aumentando de forma sana, por lo que lo único que tendremos que hacer si adquirimos una de estas plantas in vitro, es quitarle con cuidado las zonas marrones en el momento en el que destapemos el espacio estéril en el que se ha estado cultivando.

Lo consideramos, así pues, una característica bastante ventajosa, ya que durante el tiempo que la planta esté cultivándose en su espacio cerrado, la vejez de las hojas que vayan marchitándose no afectará al correcto crecimiento de la planta general, y por tanto no adquiriremos nunca una planta que vaya a continuar estropeándose en un breve espacio de tiempo.

¿Y QUÉ SUCEDE CON LOS MUSGOS IN VITRO?

Ya sabéis que en Premium Buces recomendamos muy a menudo la utilización de musgos para cubrir determinadas zonas del acuario. De hecho, en este post de aquí podéis leer sobre cuáles son las principales especies de musgo que tenemos en nuestra tienda online, cómo debemos cuidarlas y qué diferencia en general a los musgos de las demás plantas y de los helechos.

Pues bien, si tenéis un acuario con musgo, o bien estáis pensando en poner musgo en vuestro primer acuario, seguramente os preguntaréis: ¿Qué sucede con el musgo in vitro? ¿Tiene las mismas características que las plantas in vitro? ¿Hay que distinguirlos en su forma de tratamiento?

El musgo in vitro se cultiva básicamente igual que cualquier otra planta: de forma artificial en un ambiente estéril. Sin embargo, las características propias de los musgos hacen que ellos se puedan ver más beneficiados de este tipo de cultivo que otras plantas de crecimiento más lento y necesidades más complejas.

Los musgos no crecen mediante raíces, como las demás plantas, sino mediante rizomas, que son pequeños crecimientos que se pegan a las superficies donde los decidimos cultivar, y así se van extendiendo. Es muy interesante asistir al beneficio que supone el cultivo in vitro para los rizomas de los musgos, que en este ambiente estéril y aislado tiene muchísima más facilidad y rapidez de crecimiento, y por tanto de desarrollan antes. En el caso de los musgos, por tanto, nosotros os recomendamos que los adquiráis mediante cultivo in vitro si lo que queréis es poder instalarlos y disfrutar de ellos lo antes posible en vuestro acuario. Si pincháis aquí podéis acceder directamente a la compra de uno de los mejores musgos para la decoración de acuarios, el Weepping Moss, que tenemos, en este caso, cultivado in vitro.

Vesicularia Ferriei “Weeping Moss” Musgo de acuario

 

COMPRAR Vesicularia Weeping Moss

Eso sí, algo que debéis tener en cuenta si vais a cultivarlos in vitro vosotros, o si por lo que sea tenéis que tenerlos en el medio estéril durante unos cuantos días antes de poder sumergirlo y ponerlos bajo el agua con los peces, es que de la misma forma que las plantas, también hay zonas que se pueden poner de color marrón: esto es normal siempre que sea en algunos brotes que ya han crecido y no en los nuevos que están por crecer.

En el caso de que veáis que todo el musgo se está quedando marrón, seguramente responde a que le está dando demasiada luz directa al envase donde está cultivándose: recordad que los musgos necesitan humedad y un lugar bastante sombrío para crecer y expandirse. No es algo por lo que debáis preocuparos mucho porque una vez el musgo salga del in vitro y vaya a parar a nuestro acuario, todo se equilibrará y solucionará, pero, por si acaso, tenedlo siempre mejor en un sitio fresco a menos de veinte grados, y con bastante tiempo de sombra o poca luz.

PRINCIPALES VENTAJAS DE LAS PLANTAS IN VITRO

Ahora que ya conocemos cuáles son los detalles que distinguen a las plantas que han sido cultivadas in vitro con respecto a las que se cultivan en un espacio natural, es momento de saber cuáles podrían ser las ventajas de las que disfrutéis en caso de seleccionar estas y no las demás plantas cultivadas

Suponemos que en la gran mayoría de los casos estáis leyendo este artículo interesándoos por adquirir plantas para vuestro acuario, o para empezar un acuario. Hacéis muy bien en recopilar información, sobre todo si sois principiantes, ya que ni la elección de plantas ni la de peces, es algo casual y sencillo sino una actividad para la que hay que tener ciertos cuidados, como podéis leer en este artículo.

Pues bien, una vez ya tenéis vuestro acuario elegido, vuestra decoración y estáis en el proceso de escoger las plantas que van a acompañar a vuestras mascotas, es el momento de pensar: ¿Debo escoger plantas cultivadas in vitro o plantas naturales?

En nuestra opinión, la única motivación por la cual deberíais escoger plantas es para fines estéticos y saludables concretos: plantas tapizantes porque queréis cubrir una zona del acuario concreta, plantas altas porque queréis un espacio donde vuestras gambas o peces tengan intimidad, plantas fáciles de tratar porque esperáis que crezcan pronto y el acuario quede bien cuanto antes…

Pero, es posible que os encontréis antes una situación muy específica, como qué queréis comprar plantas que no vais a poder situar en el medio acuático hasta pasados unos días. En este caso, sí es posible que sea más conveniente adquirir plantas in vitro que puedan conservarse en su vaso estéril sin que comiencen a marchitarse.

Vesicularia Dubyana “Musgo de Java” Musgo de acuario

 

COMPRAR Vesicularia Java Moss

No obstante, vamos a contaros cuáles son las principales ventajas de adquirir plantas cultivadas in vitro, para que si estáis ante la duda de dos tipos de plantas para vuestro acuario, sepáis que os puede esperar con estas:

  1. Las plantas in vitro carecen de molestas plagas que pueden suponernos un problema a la hora de llevarlas a nuestro acuario. En el caso de las plantas que llegan en macetas, aunque no es lo más frecuente, sí nos puede pasar que tengan algunos animales como caracoles, como la lenteja de agua o como babosas que hayan ido creciendo mientras se cultivaban en un entorno natural. Algunos de ellos no serán un problema tampoco porque no sobrevivirán en el medio acuático, pero otros como los caracoles sí, así que en este sentido si habéis tenido malas experiencias con los caracoles en algún acuario, os recomendamos las plantas in vitro que carecen completamente de cualquier tipo de vida extra que pueda molestarnos.
  2. Gracias al medio orgánico en el que se han cultivado las plantas in vitro, podemos hacer que crezca una gran cantidad de planta una vez situada en el acuario con solamente una muestra muy pequeña de esa planta in vitro. Esto es muy interesante, pues si por ejemplo queremos un acuario con muchos tipos de plantas variadas, con poca cantidad in vitro de cada una de ellas podremos cubrir rápidamente el acuario.
  3. Cuando situamos plantas de cultivo tradicional en nuestro acuario que pronto se cubrirá de agua, se suele utiliza un extra llamado lana de roca para que las plantas se peguen bien a los lugares que hemos escogido, y que después al echar el agua no se mueva y se arranque. Esto sucede con las plantas de maceta, que al ser más grandes, tienen más posibilidades de moverse con las corrientes y la fuerza del agua. Sin embargo, con las plantas cultivadas in vitro no es necesario utilizar la lana de roca, al ser tan pequeñas que no vayan a sufrir tanto con los movimientos del agua. Esto es una enorme ventaja, porque todo aquel que haya probado usar la lana de roca sabrá que desprenderla de su lugar cuando la planta ya se ha asentado, es un verdadero infierno: una actividad muy poco atractiva. Así pues, si no tenéis prisa porque el tamaño de las plantas in vitro empiece a crecer, y tenéis malas experiencias con la lana de roca, es una buena motivación para escoger plantas con este tipo de cultivo. Esta lana de roca, por cierto, y aunque es en casos raros, puede traer con ella restos de algas, que como ya sabéis, son una especie invasora que nos puede dar verdaderos problemas a la larga en el acuario.

PREPARACIÓN DE LAS PLANTAS IN VITRO PARA METER EN NUESTRO ACUARIO

No todo pueden ser motivaciones y buenas características, y también hay que tener en cuenta que cuando compramos plantas que han sido cultivadas in vitro también nos vamos a enfrentar a algunos problemas que surgen con ellas.

¿Os gustaría saber cuáles son las desventajas de las plantas in vitro con respecto a las plantas cultivadas naturalmente? ¡Pues vamos a verlas!

  1. Las plantas cultivadas in vitro son enormemente delicadas cuando todavía se encuentran en su medio estéril. Puede parecer una tontería, pero hay que tener muchísimo cuidado al manipular el vaso en el que tengamos una de estas plantas: un pequeño roce o golpe, y el vaso se dañará, dejando rápidamente entrar aire a un medio que no ha estado en contacto con absolutamente nada desde sus inicios. Esto dará lugar a la entrada de bacterias, de forma muy rápida, que se traducirá en que entre moho y muchísimas toxinas que dañarán nuestras plantas de forma irreversible. Por tanto, mientras una planta en maceta es mucho más difícil que se estropee antes de situarla en el acuario, con las plantas in vitro debemos tener muchísima cautela.
  2. Las plantas cultivadas in vitro han vivido una experiencia, como os decíamos en el punto anterior, completamente estéril, sin estar en contacto con nada. Esto hace que cuando de repente las sumergimos y colocamos en nuestro acuario junto a peces, otros tipos de plantas y un agua con gran cantidad de parámetros químicos, deba desarrollar una inmunidad para sobrevivir. No os preocupéis porque efectivamente suelen conseguir la inmunidad sin problema, pero necesitarán un proceso que las plantas cultivadas naturalmente no necesitan, y por tanto esto ralentizará todavía un poco más su crecimiento.
  3. El crecimiento de las plantas in vitro es lento con respecto al crecimiento de las plantas in vivo. Aunque a la larga esto no vaya a marcar ninguna diferencia, y con el paso del tiempo una planta in vitro crecerá de la misma forma que otra que no lo es, al principio sí deberemos de tener un poco más de paciencia: son plantas más pequeñas, que además tienen que aclimatarse y que van a tardar más en verse bonitas y vistosas.

EL DRY START METHOD

En post anteriores os hemos hablado del Dry Start Method, o como conseguir cultivar las plantas que van a a terminar sumergidas en nuestro acuario, en seco y creando un microclima especial para que todo ello tenga éxito.

El Dry Start Method es una forma muy útil y práctica de probar nuevas experiencias a la hora de empezar un acuario. Además, es una forma de evitar otro de los procesos obligatorios de inicio, que es el ciclado del acuario para que la vida allí sea posible.

Pues bien, es posible que si tenéis algunos conocimientos sobre el tema, mientras leíais que las plantas in vitro necesitan un periodo de inmunización una vez colocadas en nuestro acuario hasta que ya puedan convivir con las demás especies vivas, os hayáis preguntado: ¿Es posible combinar las plantas in vitro con este método de inicio en seco de nuestro acuario?

Pues efectivamente sí, es muy posible, y además las plantas in vitro pueden ser las aliadas perfectas para hacer este inicio en seco del acuario. Como ya os contamos en el artículo que dedicábamos a hablar en profundidad sobre este tema, y que podéis leer si pincháis aquí, en un acuario que se va a cultivar en seco, lo que tenemos que hacer es colocar todas las decoraciones no vivas (que forman parte el hardscape) primero, el sustrato después y por último las plantas que vamos a poner en el sustrato. Las humedeceremos con agua en spray de forma constante, y las cubriremos con un plástico que permita sellar el ambiente y que no entre aire externo. Así, las plantas irán creciendo y después podremos hacer cambios en el sustrato sin tener la dificultad de que el acuario esté lleno de agua.

¿Os suena esta forma de concebir plantas? ¡Pues sí, efectivamente es un método bastante similar al que se usa para concebir las plantas in vitro! Un espacio con un microclima específico donde no entre aire externo, en el que la humedad consiga que las plantas crezcan.

El Dry Start Method servirá para nuestras plantas in vitro como ese periodo de adaptación al medio que necesitan de forma obligada, y solamente deberemos de tener cuidado con la creación de moho o demasiada humedad, a la que las plantas in vitro no están acostumbradas. Por lo demás, y siempre consultando sobre especies concretas por si acaso, creemos que este método de inicio en seco es idóneo con plantas in vitro.

EL WABI-KUSA

¿Y qué sucede en el caso del método de Wabi-Kusa? Otra de las formas que más se están utilizando en el mundo del aquascaping es la de Wabi-Kusa, de origen japonés, y sobre la que os hemos hablado en profundidad en este artículo.

El método Wabi-Kusa, que traducido del japonés significa “hermoso paisaje de hierba”, es en base a un recipiente con un sustrato en formato de bola, o redondo, donde se da lugar a plantas acuáticas en estado emergido. Es una forma estéticamente muy bella de introducir plantas en nuestro acuario, porque al dejarlas crecer libremente se suelen ver resultados bastante sorprendentes.

Wabi Kusa Plantas de Acuario Emergidas

Normalmente, el método de Wabi-Kusa para introducir algunos tipos de plantas en nuestro acuario se suele usar con plantas cultivadas de forma natural, aunque nosotros no descartamos poder usar plantas in vitro para ello.

La realidad es que también en este método se suele aconsejar los primeros días darle un poco de humedad y cubrirlo todo con algo hermético que permita ese microclima que dé lugar al crecimiento de plantas. Esto de nuevo se parece mucho al planteamiento inicial de las plantas in vitro, y por tanto es un medio al que ellas podrían adaptarse sin problemas. Lo que sí que es cierto, igual que en el caso del Dry Start Method, es que de nuevo tenemos que estar muy pendientes del exceso de humedad: un poco más de la humedad recomendada, o no darle la ventilación diaria necesaria que se suele recomendar cuando estamos haciendo un Wabi-Kusa, dará lugar al temido moho, y por tanto a la posible destrucción de nuestras plantas.

Así pues, en conclusión, lo ideal tanto para el Dry Start Method como para el método Wabi-Kusa, no es la elección de plantas específicamente por su forma de haber sido cultivadas, sino por el tipo de plantas que a nosotros nos gusten más, y también por las más o menos necesidades que pidan. Como siempre os decimos, lo mejor si estáis pensando en una nueva forma de empezar un acuario es que consultéis con las personas especialistas sobre plantas en concreto, y que así ellos os puedan dar trucos o formas de que todo sea un éxito. En Premium Buces, ya lo sabéis, estamos siempre disponibles para responder todas vuestras preguntas.

EL TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO DE LAS PLANTAS IN VITRO

Ya estamos llegando al final del artículo, donde esperamos que os haya quedado claro cuáles son las principales características de las plantas in vitro, cuáles son los motivos por los que podemos elegirlas con respecto a las plantas in vivo, y qué cuidados debemos de tener para colocarlas en el acuario y que todo vaya bien.

Echinodorus “Little Mystery” Planta de acuario

 

COMPRAR Echinodorus Little Mistery

Como también sabéis, en Premium Buces tenemos una estupenda tienda online que además hace envíos a toda España y toda Europa. Como uno de nuestros productos principales son las plantas in vitro, os queremos aconsejar en caso de que os decantéis por ellas, que es lo que se supone que tenéis que esperar y vigilar una vez las recibáis en vuestra casa:

Las plantas in vitro son muy delicadas, eso ya os lo hemos contado. El transporte de ellas es especialmente difícil, ya que los movimientos muy bruscos pueden desencadenar que el vaso en el que están situadas se estropee, y por tanto entre aire dentro de su espacio estéril. Así pues, lo primero que tenéis que hacer es controlar que los vasos están bien cuando los hayáis recibido. De lo contrario, podéis contactarnos a la hora de notar alguna anomalía en el vaso.

Con respecto al almacenamiento de las plantas in vitro, debemos deciros que lo más aconsejable es que las coloquéis en vuestro acuario en las siguientes 24 horas de su recepción, porque es el momento en el que todavía no han tenido tiempo de empezar a estropearse y cuánto antes las coloquéis, antes empezarán a aclimatarse y crecer.

Sin embargo, si tenéis que guardarlas por la razón que sea, recordad los cuidados que tenéis que tener: una conservación en un ambiente con una temperatura no mayor de veinte grados ni menor de ocho grados. Esto descarta absolutamente la posibilidad de guardarla en la nevera, como mucha gente piensa. También debéis buscar un lugar en el que reciban luz, como os hemos comentado anteriormente, para que sigan haciendo la fotosíntesis y se sigan manteniendo sanas.

¡Y ya está! Esperamos que hayáis aprendido todo lo importante sobre las plantas in vitro. Como siempre os decimos, la información es poder y cuanto más sepáis sobre las plantas y los peces que vayáis a adquirir, en mejores condiciones vivirán.

Para cualquier otra duda, información relevante sobre este tema y otros, podéis escribirnos a través de los comentarios. Y si queréis conocer todos nuestros productos especializados para el mundo de los acuarios, podéis echarle un vistazo a nuestra tienda online y redes sociales.

In-Vitro
In-vitro

Plantas de Acuario

Schismatoglottis Prietoi

5,45 IVA Incluido

Plantas de Acuario

Sagittaria Subulata

5,45 IVA Incluido
In-vitro

Plantas de Acuario

Myriophyllum sp “Guyana”

5,45 IVA Incluido
In-vitro
¡Oferta!

Plantas de Acuario

Lagenandra Meeboldii “Red”

7,85 5,75 IVA Incluido
In-Vitro
In-vitro

Plantas de Acuario

Hydrocotyle Leucocephala

5,45 IVA Incluido
×