Wabi-Kusa – Qué es y como hacer uno

¿Quieres montar un Wabi-Kusa? En este artículo te explicamos qué es y como se hace.

DEFINICIÓN

Los Wabi-Kusa: Son recipientes con sustrato (tradicionalmente en forma de bola) que sirven como soporte a plantas acuáticas en su estado emergido. Solo necesitan un lugar iluminado o una pequeña fuente de luz, pulverizar agua diariamente, de vez en cuando un poco de fertilizante y alguna poda cuando el crecimiento es excesivo.

En la actualidad los Wabi-Kusa son muy populares, se consideran un objeto de diseño estético e independiente para embellecer un espacio vital. Se deja que la naturaleza se desarrolle libremente y, como tal, produce resultados sorprendentes. Se pueden acompañar con rocas y madera, aunque no es algo necesario.

Este tipo de composiciones te permite mantener plantas acuáticas de una forma muy barata y obtener un trozo de naturaleza sin ocupar mucho espacio.

TERMINOLOGÍA

Wabi-Kusa no tiene una traducción directa, es un término que abarca todo para la escuela de pensamiento estética japonesa de que la imperfección, lo incompleto y las irregularidades de una cosa son las cualidades que la hacen hermosa. Wabikusa deriva del concepto japonés Wabisabi que es la aceptación y apreciación del estado natural de las cosas. Wabi: Significa sencillez, frescura o tranquilidad. Sabi: Es belleza o la serenidad que aparece con el paso del tiempo, cuando la vida del objeto, lo transitorio y lo imperfecto juegan un papel esencial.

En el Japón actual, el significado de Wabi-Sabi a menudo tiende a significar “sabiduría en simplicidad natural”. En los libros de arte, generalmente se define como “belleza imperfecta”. Combinado con la palabra Kusa que significa “hierba” en japonés comenzarás a entender lo que significa Wabi Kusa.

PLANTAS PARA WABI-KUSA

La gran mayoría de plantas para acuario se pueden mantener fuera del agua con un alto grado de humedad, fuera del agua la forma de crecimiento en su estado emergido es considerablemente diferente de la sumergida en color y estructura de la hoja. También decir que son mas fáciles de mantener y cuidar.

Las mejores especies de plantas para un Wabi-Kusa son principalmente las plantas de tallo (Rotalas, Ludwigias, Hygrophilas, etc), pero también se suelen usar tapizantes (Cuba, Monte Carlo, Elocharis, etc). En este contexto, los musgos se consideran plantas útiles que funcionan como una estructura básica y almacenan la humedad. Las plantas estrictamente acuáticas y delicadas como Vallisneria, Blyxa o Ceratophyllum no son adecuadas para un Wabi-Kusa.

Para montar un Wabi-Kusa, recomendamos utilizar plantas acuáticas que ya estén en su forma emergida (como la mayoría de plantas de acuario que vienen en maceta y puede encontrar en tienda). Puede optar por ejemplo a usar los recortes de plantas sumergidas de su acuario, plantarlas en un Wabi-Kusa y dejar que cambien a su forma emergida, aunque no es la opción mas fácil y no siempre termina funcionando. Si quiere utilizar plantas de su acuario, hay que hacer una transición hasta que se acostumbren a crecer fuera del agua, esto se consigue tapando por completo el Wabi-Kusa una vez plantado con un plástico de film transparente e ir destapándolo poco a poco de semana en semana.

Wabi-Kusa plantas de acuario emergidas
Imagen de Wabi-Kusa realizado por Sergio Maestre CEO Premium Buces

HUMEDAD

La cantidad de humedad es vital para mantener un Wabi-Kusa, especialmente en la fase inicial, donde las plantas aún necesitan aclimatarse. La regla aquí es: ¡Menos es más! Demasiada humedad a menudo hace que las plantas se desintegren. El encharcamiento del sustrato también debe evitarse. Un nivel de agua demasiado alto en combinación con suficiente incidencia de luz puede llevar al crecimiento de algas en las regiones más bajas.

ILUMINACIÓN

En lo que a iluminación se refiere, solo se necesita una luz, que puede funcionar con un temporizador. Es recomendable programar el tiempo de luz entre 8 y 12 horas. Es posible de mantener sin ningún tipo de lámpara, si la ubicación recibe una buena cantidad de luz natural o si se coloca cerca de la luz de un acuario.

MANTENIMIENTO DE WABI-KUSA

Después de haber cambiado completamente a su crecimiento emergido, el Wabi-Kusa no necesitará demasiados cuidados. Dependiendo de su ubicación, se debe rociar periódicamente (una o dos veces al día) con agua pulverizada. El agua que se evapora del jarrón o recipiente se rellena y se elimina el material vegetal muerto.

El fertilizante solo debe agregarse al agua de aspersión de vez en cuando, dejando un tiempo de reposo entre abonado y abonado, es necesario si las plantas no crecen como se esperaba o se observa algún tipo de carencia en las hojas.

TUTORIAL WABI-KUSA

En el siguiente apartado verás un tutorial de como montar un Wabi-Kusa paso a paso:

MATERIALES

PASO 1

Para este tutorial vamos a utilizar el sustrato Modeling Soil de 1 litro.

Vertemos el sustrato en un cuenco en el que será fácil de dar forma. El sustrato en principio es seco, suelto con mucha turba.

Siguiendo las recomendaciones del fabricante, comenzamos a agregar agua en dosis de 200ml al sustrato. Después de verter cada dosis de 200ml de agua, se mezcla el medio. Se consigue una humedad adecuada a la que el sustrato se convierte en pasta y se forma bien después de verter aproximadamente 600ml de agua para 1L de sustrato.

Para esta composición haremos un Wabi-Kusa tradicional en forma de bola. Ponte los guantes y amasa el sustrato hasta obtener una masa consistente. La consistencia de la “masa” debe ser ligeramente blanda pero no tan húmeda que se desmorone.

PASO 2

El sustrato es muy flexible y es fácil plantar en él, y al mismo tiempo conserva su forma. Podemos utilizar unas pinzas para plantas para ayudarnos en este proceso. Después se colocan las plantas, para ello hacemos un agujero con las pinzas e insertamos el tallo. Se recomienda envolverlo en musgo y darle varias vueltas con un hilo de nailon fino para conseguir una sujeción extra. Esto tiene básicamente dos razones: La bola de tierra se vuelve más estable y los musgos almacenan humedad. Como musgos se pueden usar las especies habituales en acuariofilia.

PASO 3

La bola se coloca en un platillo pequeño o en un jarrón para conservar la humedad. Vertemos un poco de agua (por debajo del nivel del platillo) en el fondo, aproximadamente de 2cm, pero teniendo cuidado de que la bola no esté sumergida en ella. Si la has atado con hilo de pescar y musgo puede sumergirse un poco. El jarrón o recipiente debe cubrirse con un plástico de film transparente durante las primeras cuatro semanas. Si se usó un número considerable de plantas acuáticas sumergidas, este período debería ser aún más largo, hasta que las plantas se hayan transformado en su forma emergida. La ventilación periódica cada poco tiempo evita la formación de moho. Después de este período de transición, puede quitar la película poco a poco para permitir que las plantas se acostumbren al aire exterior más seco.

PASO 4

Este es el resultado tras las primeras semanas de crecimiento. Para mantenerlo hay que hidratarlo mediante pulverización una o dos veces al día.

Valora esta publicación:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Comprar Wabi-Kusa