📦Envíos a toda Europa.

¿Cómo Bajar la Temperatura del Agua en Verano?

¡Bienvenidos a un post nuevo de nuestro Blog Premium Buces!

En esta sección intentamos dar información relevante sobre procesos y causas comunes de los amantes de los acuarios como nosotros. Creemos que para tener un acuario sano y en el que todo vaya bien, hay que tener toda la información posible a mano para no cometer errores, especialmente si eres principiante. Por ello, intentamos contribuir dando conocimiento útil que a nosotros nos ha servido mucho para poder aprender a amar este mundo acuático, a sus habitantes y todo lo que ello conlleva.

Hoy os vamos a hablar de un fenómeno que sucede durante una época del año específica, y que es bastante negativo para nuestras mascotas: el calor del verano. Especialmente si vivís en zonas donde en verano hace mucho calor, tenéis que saber que es una época en la que hay que estar especialmente cuidadosos para que los peces no sufran: en primer lugar porque las temperaturas suben, y como luego os contaremos, esto afecta muy negativamente al agua del acuario. En segundo lugar porque el verano es época de vacaciones, y a lo mejor se juntan estas malas condiciones del agua con que nosotros pasemos algún tiempo fuera de casa.

¿Quieres saber por qué es tan negativa la subida de temperatura del agua del acuario? ¿Cómo hacer que tu precioso acuario supere el verano y siga sano y bien para la temporada de otoño?

PROBLEMAS NEGATIVOS QUE PROVOCA LA SUBIDA DE LA TEMPERATURA EN EL AGUA DE NUESTRO ACUARIO

Como os contamos, la subida de la temperatura en el agua de nuestro acuario nos puede traer verdaderos problemas, que ocasionarán malestar e incluso enfermedad y la muerte en nuestros peces.

Seguramente os estéis preguntando una duda bastante común, que es: ¿afecta de igual manera la subida de temperaturas a las especies de peces que son de agua fría que a los que son de agua caliente? Pues la respuesta es que, básicamente, sí, afecta de igual manera a los peces que están acostumbrados a vivir en el agua caliente. Esto es así porque cuando hablamos de peces de agua caliente nos referimos a especies que viven bien en un agua con una temperatura de entre unos 20 a 23 grados, como en el caso de los peces Killis sobre los que puedes leer si pinchas en este enlace

A estos peces de aguas cálidas, los 35 grados de temperatura que puede alcanzar un acuario en verano si no le ponemos los cuidados necesarios, les hacen exactamente el mismo daño que a los peces que prefieren las aguas de unos 10 a 15 grados. El daño, como os iremos repitiendo a lo largo del post, no es simplemente un poco nocivo: directamente puede acabar con la vida de tus peces en cuestión de horas si no pones remedio a ello.

¿Por qué razón causa la subida de la temperatura del agua tantos problemas negativos a nuestro acuario? Vamos a verlo.

Falta de oxigenación

El primer gran problema que supone la subida de la temperatura del acuario a cotas altas, es que causa nada más y nada menos que una bajada de oxígeno disuelto. Esto es gravísimo, y cualquier persona que haya tenido una mínima experiencia con el cuidado de un acuario sabe perfectamente que la falta de oxígeno, o la bajada de él, es absolutamente incompatible con la vida de los peces y también de las plantas del acuario. De hecho, en el siguiente post te contamos cuáles son los parámetros que hay que tener en cuenta en el agua, además del oxígeno, para que seáis conscientes de que la salud de un acuario depende en gran medida de la calidad del agua.

¿Por qué está relacionada la temperatura alta con la bajada del oxígeno? Es una explicación que tiene que ver con la química, y es que el aumento de temperatura acaba de forma natural con los gases que contiene el agua de forma disuelta. Entre esos gases se encuentra el oxígeno, y por tanto cuanto más suban los grados del agua, más desaparecerá el oxígeno disuelto en ella. 

Como os hemos contado en otros artículos del blog, y de las que también hablaremos más adelante, hay formas de subir la cantidad de oxígeno del agua, pero el caso es que no deberíamos dejar que esta falta de oxígeno se diese durante demasiado tiempo en nuestro acuario. Para ello, como luego contaremos, hay que estar permanentemente atento a que la temperatura no suba, y así no tendremos que lamentar que hay falta de oxígeno y usar medidas urgentes.

Como dato curioso a este tema, os queremos contar que existe una especie de pez que son las Corydoras, los llamados peces limpiasuelos, que manifiestan en su comportamiento cuando el oxígeno empieza a faltar en el agua: en su cabeza tienen una especie de antena con la que pueden respirar aire atmosférico en pequeñas cantidades. Si vemos a nuestras Corydoras subir de forma continuada a la superficie y bajar rápidamente de nuevo a su hábitat natural en el suelo del acuario, significa que hay que revisar el oxígeno

En cualquier caso, no solamente se puede confiar en observar el comportamiento de las Corydoras, sino que tendremos que anteponernos a este problema e ir vigilando que la temperatura del agua del acuario no suba.

Estrés en los peces y cambios en su metabolismo

Otro grave problema de la subida de la temperatura en el agua de nuestro acuario si estamos en verano, es, evidentemente, el daño que puede causar a la salud de los peces. No solamente a través de la falta de oxígeno, sino por el calor en sí, y es que la gran mayoría de las especies realmente no soportan pasar de los 30 grados.

Si dejamos que nuestro acuario vaya subiendo de temperatura en verano, y no controlamos la situación, además de faltar oxígeno otro de los peores problemas es que el calor acelera directamente el metabolismo de los peces. Esto quiere decir que si, por ejemplo, tenemos peces con una esperanza de vida más limitada que la de otros, si no controlamos que durante el verano la temperatura del acuario suba, probablemente vivirán menos de lo que debieran.

Además este cambio en la temperatura que se traduce en una aceleración de su metabolismo, es notada por los peces, que se estresan, dejan de comer o comen en exceso y por tanto enferman mucho más fácilmente.

Dificultad para alimentar a nuestros peces

Y, como decimos, que los peces alteren sus rutinas porque están en aguas demasiado calientes para su salud, porque les falte oxígeno y porque su metabolismo se acelere, se traducirá inevitablemente en que sientan mucho malestar y dejen de comer

Cualquier persona que haya tenido peces alguna vez en su vida sabrá que cuando todo marcha bien en el agua de nuestro acuario, los peces tienden a alimentarse todo lo que necesitan y más. Generalmente pueden incluso a comer más de lo que deben, que es un error común que hemos comentado en alguna otra ocasión en el blog. 

Con esto queremos decir que el hecho de que no quieran comer es un muy mal síntoma, y nos hace ser plenamente conscientes de lo realmente negativo que es para ellos no controlar la subida de la temperatura del agua.

Mayor propensión a enfermedades tanto de peces como de plantas

Los peces, en primer lugar, pero también las plantas que habitan nuestro acuario, necesitan que nos preocupemos por darles lo que más les conviene. Es por esto que no podemos descuidarnos y no bajar la temperatura del agua en verano, porque esto se traduce en hacerles directamente daño. 

Tan es así, que como contamos, pueden llegar a morir por la falta de oxígeno, y en el caso de las plantas, de igual forma. Tan es así, que su metabolismo se acelera, se estresan y dejan de comer. Y como cúspide que necesitamos para comprender lo malo que es que tengan que vivir durante un tiempo prolongado en agua muy caliente, también os tenemos que contar que los peces y las plantas pueden desarrollar enfermedades específicas relacionadas con el exceso de calor:

La enfermedad llamada ICH es causada por una bacteria que se llama en el ámbito científico Ichthyophthirius multifiliis. Es, en definitiva, una bacteria que alcanza la piel de los peces y que les da una característica apariencia de manchas blancas. La mucosa que protege las escamas de los peces encierra el ICH dentro de sí, y cuando pasa esto es prácticamente imposible solucionarlo con ningún tipo de medicamento para los peces. Es muy grave, porque si no conseguimos que el pez se cure en los primeros días morirá, y además contagiará a los demás peces si no les ponemos en una cuarentena adecuada. 

Aunque la enfermedad de ICH se produce normalmente por la variedad de cambios muy repentinos en la temperatura del agua, que se suelen ocasionar por cambiar el agua limpia de forma incorrecta, no dejando que el agua se atempere para que no cambie la temperatura, también se puede ocasionar si dejamos que el calor campe a sus anchas en nuestro acuario.

Así mismo las plantas del acuario también pueden empezar a tener enfermedades debido a la falta de oxigenación y las altas temperaturas del acuario. No nos olvidemos de ellas cuando seamos conscientes de este problema e intentemos ponerle solución.

 

SOLUCIONES PARA LA SUBIDA DE TEMPERATURA EN EL ACUARIO

Ahora que conocemos todos los grandes problemas que nos puede causar la subida de temperatura del agua a causa del calor de determinadas épocas del año, lo que debemos hacer es saber más sobre qué podemos hacer para no causar daños irreparables.

Lo cierto es que la subida de la temperatura del agua en verano es algo prácticamente inevitable, y como hemos dicho al principio del artículo, se junta con que además es el momento del año en el que solemos irnos de vacaciones y por tanto no podemos estar día a día comprobando que los grados del agua no están subiendo.

Así pues, como queremos que nuestros peces y plantas de acuario pasen el verano sin dificultades, y tampoco queremos renunciar a disfrutar nosotros de esta época, vamos a contaros qué soluciones hay a la subida de la temperatura, cómo bajarla y, a posteriori, qué instrumentos necesitaremos para poder llevar a cabo todo esto sin ningún problema.

Bajar la temperatura del agua de una forma concreta

La primera solución es la más evidente, y se trata fundamentalmente de bajar la temperatura del agua del acuario para evitar el posible daño a los peces y las plantas. Esto parece una obviedad, pero como vamos a seguir viendo a lo largo del artículo, no es algo tan sencillo: hay que bajar la temperatura del agua de una forma muy concreta, teniendo mucho cuidado de respetar el equilibrio de los parámetros químicos que el agua siempre debe tener. 

Por suerte, existen instrumentos y elementos los cuáles pueden ayudarnos  con este proceso sin causar otros problemas en el intento de superar el del calor. En nuestra página de Premium Buces es donde podéis encontrar productos de calidad, que además se envían a toda Europa

Bajar la temperatura del agua es una de las dos soluciones que se deben buscar cuando el acuario se ha calentado demasiado. Vamos a contaros cuál es la otra solución, para después pasar a hablaros de cómo y con qué productos podemos llevar a cabo estas dos soluciones.

Aumentar el oxígeno en el intercambio de aire-agua

Ya os hemos contado que el principal y más nocivo aspecto de la subida de la temperatura del agua en el acuario es la falta de oxígeno. Así pues, la otra gran solución para que los peces y las plantas no sufran este proceso natural de las épocas de verano o de calor, es oxigenar el agua del acuario

Realmente no son dos opciones elegibles, sino que lo idóneo sería poder aplicar las dos para que todo vaya bien y nuestro acuario sobreviva a la época del verano sin problemas. El oxígeno es el principal de los conflictos con el calor, y por tanto conseguir un método para aumentar el oxígeno será muy positivo para los habitantes del acuario. 

Pero, como hemos contado antes, la falta de oxígeno no es el único problema, y es que también el calor alterará el metabolismo, el bienestar, las ganas de alimentarse correctamente y la salud física de los peces, y por tanto también habrá que ponerle solución a la subida de la temperatura en sí, y no solamente a la falta de oxígeno que ocasiona.

¿Os gustaría saber qué trucos y qué productos vamos a necesitar para poder aplicar ambas soluciones, la de oxigenar el agua y la de bajar la temperatura?

 

TRUCOS Y MATERIALES PARA BAJAR LA TEMPERATURA DEL AGUA

A continuación, vamos a hablaros de lo más importante que queremos resaltar en este artículo: qué es exactamente lo que necesitaréis para bajar la temperatura del agua del acuario y para oxigenarla:

Ventiladores para acuarios

Los ventiladores para acuarios son un producto que se comercializa habitualmente en las tiendas especializadas, y que básicamente sirve como solución para bajar unos cuantos grados el agua de forma rápida y sin causar daño a sus habitantes. En Premium Buces tenemos este producto, que además cuenta con un regulador de velocidades para que podamos hacerlo más inmediatamente en caso de que estemos viendo problemas con el calor en el agua, o más lentamente en caso de que solamente lo estemos haciendo como prevención. Además, también podéis adquirir un controlador digital para los ventiladores, que es algo muy útil si queremos programar una temperatura específica a la que llegar.

Es idóneo, como siempre os contamos, que estemos pendientes de forma más o menos regular de las necesidades y problemas que pueden ir surgiendo en nuestro acuario. Pero, como hemos dicho, el verano es un tiempo en el que probablemente tengamos menos tiempo para ser constantes, y esto se junta con que los problemas también surgen más rápido por el cambio de temperaturas, sobre todo en algunas ciudades en concreto.

Por todo esto, siempre es mejor ir controlando de forma rutinaria que la temperatura no suba en exceso, que el oxígeno sigue estando como tiene que estar. El ventilador para acuario es un instrumento estupendo si no hemos tenido tiempo para poder ir regulando el calor del agua de forma constante, o bien si somos principiantes y estamos pasando el primer periodo de exceso de calor con el acuario y hemos descubierto sobre la marcha lo negativo de ello para los peces. Nosotros te recomendamos si es tu primer acuario que adquieras para el verano un ventilador, para ahorrarte un disgusto en caso de que la temperatura suba en exceso y no sepas cómo manejarla. A esto, por supuesto, le vamos a seguir añadiendo otros productos o recomendaciones que harán que antes de que te des cuenta, lo tengas completamente controlado.

Oxigenadores para acuarios

La idea principal es que para que uno de los problemas más conflictivos de la subida de la temperatura no deje a nuestros peces y plantas sin oxígeno y les cause directamente la muerte, hay que tomar medidas específicas contra ello. 

¿Cómo se hace esto? Pues haciendo que se rompa la superficie del agua, para que así se oxigene inmediatamente el acuario. Como os decimos, esta es una medida que tendréis que combinar con otras para evitar la subida demasiado alta de la temperatura. 

Así pues, la idea es romper la superficie y así hacer que las burbujas que salen oxigenen más el acuario, equilibrando de nuevo este parámetro tan importante: hacer esto es más fácil de lo que os podáis pensar, ya que simplemente hay que subir la pipeta o flauta del filtro biológico para conseguir un mayor impacto de la salida del agua en la superficie. De esta forma nos podremos asegurar de que haya una subida del oxígeno rápida que evite males mayores para los peces y plantas. 

En el caso de que ya tengáis un filtro biológico y no tenga esta salida al exterior, también hay pequeños trucos que podéis usar: con ayuda de algún tubo que tengamos que sea resistente y se puede adaptar al filtro, conseguiremos que el oxígeno de la superficie llegue a nuestro filtro y por tanto se extienda por el acuario sin ningún problema.

Una vez tengáis dominado esto, habréis resuelto un problema muy importante y por el cuál podréis anteponeros a problemas peores para vuestras mascotas.

Reducción de las horas de luz natural o artificial

Hasta ahora os hemos hablado de tipos de productos que se pueden adquirir en las tiendas especializadas y que sirven para corregir de forma sistemática un problema con la subida de la temperatura en el agua. Son productos que, como decimos, están bien para ahorrarnos un disgusto, y también si somos principiantes y no tenemos todavía controlada la rutina de nuestro acuario. Pero al filtro con oxigenación extra y al ventilador del agua del acuario para la bajada de la temperatura, se añaden otros pequeños trucos más rudimentarios que sin embargo nos ayudarán a prevenir el problema, en vez de a tener que solucionarlo porque ya se ha creado:

Es difícil prever que las temperaturas subirán súbitamente en el lugar donde residimos, pero sí podemos coger una rutina cuando más o menos vayamos dándonos cuenta de que está llegando el verano: bajar el número de horas de exposición a la luz natural o la luz artificial de nuestro acuario.

La luz es positiva para los peces porque les da mayor facilidad para adaptarse al hábitat como si se tratase del natural, y sobre todo para las plantas que gracias a la luz realizan el proceso de la fotosíntesis. De hecho, se suele poner en los acuarios una luz artificial cuando no tenemos acceso a la natural precisamente porque es fundamental en la vida de nuestras mascotas. Pero en verano es posible que tengamos que reducir el número de horas con luz: situar nuestro acuario en una zona más en sombra de la casa, o apagar más tiempo la luz artificial del acuario. 

Seguramente sabréis que cuando estamos en verano, la mejor forma de contener el calor de fuera es bajar las persianas y no dejar que entre demasiado el sol, ¿verdad? Pues esto es exactamente lo mismo. Debéis ir probando cómo le sienta a las plantas prescindir de algunas horas de luz y establecer horarios que indiquen un equilibrio perfecto entre tener luz para la fotosíntesis y tener suficiente oscuridad para que se mantenga una temperatura del agua buena. 

Como ya os hemos contado en post anteriores, existen algunos tipos de plantas a las que les viene bien el ambiente más sombrío que la luz: estos son los musgos, sobre los cuáles podéis leer mucho más en esta guía de los musgos de acuario más comunes. Esta información os la decimos porque si estáis formando vuestro primer acuario, y vivís en una zona en la que de antemano sabéis que hace muchísimo calor en verano, quizás los musgos serían una buena opción para empezar y así darle al acuario la sombra que le conviene en verano.

Dejar la tapa del acuario abierta durante al menos una parte del día

Otro pequeño truco que también os será muy útil tanto para equilibrar la temperatura del agua del acuario, como para colaborar con el proceso de oxigenación de la misma, es levantar la tapa del acuario durante todo el tiempo posible a lo largo del día. 

La tapa cerrada ayuda en cierta forma con la conservación del microclima que se establece en un acuario durante el proceso en el cuál se establecen los parámetros del agua, los peces empiezan a familiarizarse con el ecosistema y las plantas comienzan su crecimiento. Pero en verano y con mucho calor en el ambiente, la tapa cerrada es un problema: provoca, lógicamente, una condensación del aire interno del acuario y evita a toda costa la ventilación del mismo. Esto hace que cuando llega el calor del ambiente al agua del acuario, se establece esa subida de grados centígrados y no es factible bajarla, porque la tapa está cerrada y no lo permite.

Así pues, lo más recomendable es que en épocas de verano en las que vayamos a estar en casa, abramos la tapa del acuario y la dejemos así al menos una cantidad de horas mínimas al día. De la misma forma que sucede con el truco de quitar la luz natural o artificial del acuario, la subida de la tapa es solamente una ayuda extra que puede facilitarnos que la temperatura no suba en exceso, pero desde luego no son soluciones definitivas y a las que podamos acogernos para tener una completa tranquilidad.

Si queréis nuestro consejo, lo mejor para asegurarse de que la temperatura del agua en verano no suba lo suficiente como dañar la vida que allí conservamos, es hacer una mezcla de todas estas soluciones: tener un ventilador eléctrico que baje la temperatura entre 2 y 4 grados y hacer uso de él sobre todo cuando no vayamos a estar mucho en casa; tener un sistema de oxigenación para que el filtro biológico llegue a la superficie y la rompa, y así hacer que nunca falte el suficiente oxígeno para que los peces y las plantas sufran; abrir la tapa más a menudo en los meses de calor y quitar la luz artificial las máximas horas posibles (o alejar el acuario del foco de luz natural) también durante estos meses.

Enfriadores de acuarios: ¿la solución definitiva?

Si ya tenéis un acuario desde hace tiempo, habréis llegado a la conclusión de que efectivamente no es posible tener un acuario sano pudiendo no preocuparse de él por completo. Esta es la verdad, y es que sobre todo al principio, vamos a tener que preocuparnos de forma diaria porque todo vaya bien en el acuario: en primer lugar llevando a cabo el proceso del ciclado del acuario, preocupándonos por llegar a los parámetros perfectos dependiendo de las plantas y peces que deseemos, introduciendo después a los peces poco a poco para ver cómo actúan y qué tal les sienta la temperatura, la cantidad de nitrógeno, de oxígeno y de dióxido de carbono, así como la dureza del agua, también observando de forma rutinaria que las plantas están bien, que el filtro biológico está bien, que los peces no han enfermado y no han contagiado a los demás peces… 

Quizás dicho así todo seguido nos puede parecer que es un trabajo duro, pero tampoco: simplemente hay que estar preocupados porque el hábitat de nuestras mascotas está bien y ellas viven lo mejor posible. Como siempre decimos, son animales que van a depender de nosotros, y si realmente no nos apetece tomarnos los cuidados necesarios, pues es mejor no tenerlos, que tenerlos mal

Con todo esto, lo que queremos decir es que en el mundo de los acuarios es bastante difícil conseguir soluciones definitivas que nos permitan no prestar atención a nuestros animales, y con el tema de la subida de los grados de temperatura en el agua sucede más de lo mismo. Lo mejor es siempre estar atentos y no esperar a ponerle solución cuando ya ha sucedido que el agua está demasiado caliente, sino ir controlándolo antes y así no lamentar las consecuencias.

Sin embargo, en el caso de que queráis invertir algo más de dinero y aseguraros la posibilidad de que la temperatura del acuario se mantenga en una fija que vosotros deseéis según las necesidades de vuestros peces y plantas, hay un instrumento, que es un enfriador del agua del acuario, y que podría controlar de forma total esta subida en verano para así ahorrarnos todos los problemas.

El enfriador de agua para acuarios es a los peces lo que para nosotros es el aire acondicionado. Cuando en nuestra casa hace demasiado calor debido a las temperaturas del verano, efectivamente podemos tomar soluciones como usar ventiladores, como abrir las ventanas en la noche para bajar la temperatura o como tener las cortinas o persianas bajadas cuando hace más sol para que no entre el calor en casa. Pero todo esto se puede paliar de una forma mucho más rápida si tenemos un aire acondicionado

Sobre todo para las personas que practican el aquascaping, o diseño de paisajes en acuarios, y hayan invertido una enorme cantidad de tiempo y de dinero en crear un paisaje con plantas exóticas, arrecifes y todo tipo de elementos naturales dentro de su acuario, así como los que tienen peces más exóticos y exclusivos, con mayores exigencias en cuanto a sus cuidados, es posible que el enfriador del agua de los acuarios sea el producto que realmente tienen que usar.

La horquilla de precios para los enfriadores es bastante variada, y depende sobre todo del tamaño del acuario para el que vayan a estar destinados, y también del diseño más o menos digital o rudimentario: algunos tienen una pantalla externa que nos permite programar las horas en las cuáles queremos bajar la temperatura. En el mercado podemos encontrar enfriadores de agua de acuario desde los 100€ más o menos, hasta los 500€.

La forma en la que funciona el enfriador del agua es como si fuese otro filtro biológico: debemos de situarlo de tal manera que el agua interior pueda pasar por la máquina y volver a través de una salida de agua convertida en agua con una temperatura más baja

Como podéis ver, hay bastantes posibilidades a la hora de encontrar una solución para las altas temperaturas en el acuario. Esto es una opción completamente personal, y cada uno preferirá invertir más o menos en su acuario. Lo que tiene que ser común a todos es la conciencia de que la subida de las temperaturas es un problema importante para nuestro acuario, y que no podemos simplemente dejarlo pasar.

 

ERRORES COMUNES QUE DEBEMOS EVITAR PARA BAJAR LA TEMPERATURA DEL AGUA

Ahora que hemos llegado a este punto del artículo, en el que esperamos haberos explicado bien y con toda la información posible cuáles son los principales problemas que puede causar el calor en nuestro acuario, y qué soluciones podemos ponerle, os vamos a contar más sobre los posibles errores que mucha gente, sin conocimiento sobre el tema, comete al a hora de intentar enfriar el acuario

Muchas personas perciben en verano que efectivamente algo está yendo mal en el acuario, y toman decisiones precipitadas sobre cómo bajarle la temperatura a los peces y plantas para que estén mejor. Nosotros hemos llegado incluso a ver información a través de internet que asegura que estos trucos son muy útiles para mejorar la situación. ¡No es cierto! Son soluciones fallidas, que más que ayudarnos pueden incluso empeorar la situación y poner en peligro la salud de nuestro acuario.

Echar hielos o elementos congelados al acuario

Aquí está el primer truco que algunas informaciones aseguran que funciona para paliar el calor del acuario: echar hielos o algún elemento congelado (incluso bolsas de comida congelada que se tenga en el congelador) para bajar la temperatura del acuario de golpe y así “volver a estabilizar la vida de los peces y plantas”. 

Esto es un error garrafal: en primer lugar los hielos o elementos congelados en general pueden contener bacterias o haber estado en contacto con otros elementos que son perjudiciales para nuestros peces. Si recordáis nuestro artículo sobre cómo cambiar el agua del acuario, en él os contábamos que cuando ponemos agua esta tiene que pasar un proceso de espera para que la temperatura se adecúe a la que tiene el acuario, además de usar productos para quitarle el cloro (que es muy perjudicial para los peces y para las plantas) e ir echándola poco a poco.

Si le echamos hielos a la pecera, nos estaremos saltando todo ese protocolo de golpe, estaremos introduciendo en la pecera un elemento con parámetros que no tengan nada que ver con lo que los peces necesitan, y además les pondremos en peligro, porque como antes os hemos contado, hay determinadas enfermedades de los peces que se desarrollan por el cambio drástico de temperatura.

Por otro lado, esta solución ni si quiera es útil. Los hielos o elementos congelados se derretirán en el agua, se atemperarán en seguida si el agua del acuario estaba muy caliente y en apenas diez minutos seguiremos con el mismo problema de la temperatura, y además con un agua que nos haya desequilibrado la química del acuario.

Echar agua fría de golpe y sin ningún proceso de cambio

De la misma forma que con los hielos, a muchas personas se les puede ocurrir improvisando el echar agua fría del grifo al acuario directamente, para así mezclar el nuevo agua con el agua anterior y equilibrar la temperatura: ¡Otro error enorme! El nuevo agua que sale del grifo, si se echa inmediatamente en el acuario, estará llena de cloro, posiblemente de cal dependiendo del lugar donde vivamos, con una temperatura inadecuada para adaptarse al nuevo agua y un sin fin de problemas que no van a tardar en mostrarse en cuanto hagamos este procedimiento. 

Es posible que cambiar el agua del acuario cuando la temperatura está muy alta pueda ayudarnos con la oxigenación. Pero tenemos que hacer el procedimiento como os hemos contado que se hace: dejando en un cubo el agua la noche anterior para que se atempere, echándole un producto para quitarle el cloro y darle los nutrientes necesarios para que tenga los mismos parámetros que el filtro biológico ha conseguido y haciéndolo muy poco a poco y con los peces fuera para no estresarles. 

En cualquier caso, ya os hemos contado en la parte superior de este artículo cuáles son los mejores métodos contra la subida drástica de temperatura durante el verano en nuestro acuario, y todo lo que se salga de ahí y sea improvisación, deberíais pensároslo mejor porque a menudo sucede que con buena intención podemos caer en errores garrafales, y causar problemas en el acuario que no habríamos tenido de otra manera.

Hemos llegado al final de nuestro artículo, donde esperamos que hayáis aprendido más sobre el fascinante mundo de los acuarios, y los cuidados que debemos tener para ver cómo crecen de forma saludable y nos hacen disfrutar. No os preocupéis, porque quizás el primer verano que pasáis con el acuario tendréis que estar un poco más atentos y comprar algún producto que os ayude, pero cuando lo hayáis superado y todo vaya bien en el acuario, será parte de la rutina el que las temperaturas suban.

Para cualquier otra duda, información relevante sobre este tema y otros, podéis escribirnos a través de los comentarios. Y si queréis conocer todos nuestros productos especializados para el mundo de los acuarios, podéis echarle un vistazo a nuestra tienda online y redes sociales.

¡Oferta!
×