📦Envíos a toda Europa.

15 Errores Comunes al Iniciar un Acuario

Es posible que hayas llegado a este artículo porque estés pensando en comprar peces y un acuario. ¡Te entendemos perfectamente! El mundo de los acuarios es algo fascinante, poder tener en tu propia casa un ecosistema completo en el que ver cómo se desarrolla la naturaleza y el día a día entre varios seres vivos es realmente bonito.

Para ello tienes que informarte y hacer las cosas bien. Con esta sencilla guía para saber qué errores no debes cometer al empezar un acuario, seguro que todo se hará mucho más sencillo.

LA RESPONSABILIDAD DE TENER UN ACUARIO

En este post te vamos a contar cuáles son los típicos errores que, en general, suelen cometer los principiantes cuando empiezan un acuario, los cuáles deberías de evitar. Pero es importante que tengas en cuenta que estos errores suelen ser cometidos por no tomarse el tiempo necesario en informarse sobre lo que conlleva ser dueño de un acuario.

Tener peces, plantas y, en general, seres vivos en nuestra casa, no solamente es ocio, sino también responsabilidad. La calidad que tengan en su vida depende enteramente de nosotros, y si no podemos brindarles la posibilidad de vivir bien, es mejor no tomar la decisión de hacernos cargo del acuario.

Con esto, no te pienses que mantener un acuario limpio y sano es un trabajo que te va a llevar una enorme cantidad de tiempo. Simplemente requerirá atención de tu parte, y estos tres puntos que debes de reflexionar antes de comprarlo:

Buscar información seria y profesional sobre las bases para formar un acuario

Lo primero que hay que hacer, antes de comprar el acuario o pensar en los futuros habitantes, es leer información sobre acuarios. Para ello, necesitarás consultar fuentes fiables: información seria escrita por profesionales de la materia, que te cuenten cuáles son los primeros pasos, qué vas a necesitar, cuánto tiempo y también donde puedes encontrar los productos de mayor calidad.

Tener tiempo y capacidad para responsabilizarte

Como te decimos, no es necesario que renuncies a toda tu vida por tener un acuario en casa, pero sí deberás saber que al menos un rato cada día tendrás que dedicárselo al acuario: es importante, en primer lugar, la alimentación de los peces, observar su comportamiento durante unos minutos para intentar detectar si están bien o quizás alguno está enfermo, medir las cantidades químicas de la pecera para saber que está todo en orden y los peces están respirando lo mejor para ellos, ver si el agua está limpia… etcétera.

Sobre todo al principio, nada más comprar el acuario, será cuando más tiempo debas dedicarle porque todavía no estás familiarizado con las supervisiones diarias y te llevará más tiempo averiguar el porqué de cada cosa. Luego, cuando te acostumbres será todo pan comido.

Hacer siempre caso a los expertos

En el acuario van a vivir seres vivos, y su vida depende de ti. Este es un mensaje importante, así que te recomendamos que no improvises sobre las decisiones que tomes, sobre todo al empezar. 

Si un profesional te explica cómo debes iniciar el acuario, o qué especies no pueden convivir, o cuánta cantidad de comida debes dar a los peces, no tomes decisiones sobre la marcha en base a tu propia opinión, porque es posible que cause problemas a los peces. Quizás más adelante, cuando tengas la experiencia y los conocimientos suficientes para deducir ciertas cosas sobre el comportamiento de los peces y qué hacer al respecto, pero al menos al principio, haz caso a quien sabe.

LOS BENEFICIOS DE TENER UN ACUARIO EN CASA

¡No vayas a pensar que todo es responsabilidad y trabajo! También, como ya te hemos dicho, vas a disfrutar muchísimo. No solamente porque es un elemento muy estético en nuestro salón, sino porque hay cantidad de beneficios que nos aporta tener un acuario.

En primer lugar, uno de los motivos más comunes por los que las personas suelen tener un acuario, y por lo que los aficionados se vuelven auténticos apasionados, es porque un acuario supone un elemento de relajación y paz

En estos tiempos modernos en los que estamos tanto rato con horarios, con tecnología alrededor que nos hace no descansar los ojos, con alarmas y avisos de la cantidad de tiempo que usamos para cada cosa que hacemos, sentarse a mirar un acuario es una actividad que va contra todo esto. 

El acuario no marca los tiempos, su ritmo relajante en el que los peces se mueven entorno a las plantas y al paisaje, nos hará sentirnos mejor y descansar del estrés de la rutina.

Los beneficios demostrados de los acuarios para los niños

En muchas familias la idea de adquirir un acuario con peces viene precisamente porque hay niños en la casa, y es una de las mascotas que más les pueden gustar y entretener.

Pero tener y cuidar el acuario no solamente les aporta diversión a los más pequeños, sino que según diversos estudios psicológicos les puede beneficiar en numerosos sentidos

En primer lugar porque el hecho de tener que encargarse de la alimentación de los peces y de ser conscientes de cuando el agua no está limpia, les da un primer contacto con la responsabilidad y con establecer prioridades y rutinas en su vida. 

En segundo lugar porque también se ha demostrado que es muy positivo para niños con hiperactividad, o con determinados trastornos del comportamiento. La pecera en este caso les relaja, les da mayor capacidad de concentración, les da ánimo y motivación.

Y es que pasa así, según los psicólogos, con actividades que tienen que ver con el cuidado de otra vida: las mascotas e incluso las plantas. Por tanto, si estás pensando en hacerte con un acuario y por eso estás leyendo este artículo, tenlo todavía más en cuenta si tienes niños en casa. Te ayudarán con él, entenderán la responsabilidad que conlleva, y además disfrutaréis juntos de ver un bellísimo paisaje de color.

LOS 15 ERRORES MÁS COMUNES A LA HORA DE EMPEZAR UN ACUARIO

En relación con leer mucho sobre los acuarios antes de adquirir uno, te queremos poner en aviso de cuáles son los errores que más se suelen cometer al principio. Así, no te pasará a ti y podrás evitar actuar como un principiante y llevarte el disgusto de que algo salga mal.

De verdad, son solo unas pocas cosas a tener en cuenta para que todo vaya sobre ruedas y pronto disfrutes de un precioso acuario:

  • No tener en cuenta el ciclado del acuario, o ciclo de nitrógeno

Ya te hemos contado en otros post lo que es el ciclado del acuario y la relevancia que tiene. Pero en resumen, el ciclado del acuario es un proceso químico que debe pasar obligatoriamente el acuario antes de introducir vida en su interior. Se trata de que el amonio que crean los deshechos que se forman bajo el agua, se vaya convirtiendo en nitrógeno para que no dañen la salud de los peces.

El ciclado del acuario es tan importante, que si no lo tienes en cuenta es posible que todos tus peces mueran en cuanto los metas bajo el agua. Un error común por desgracia, es no darle la importancia que tiene a este proceso y comprar directamente el acuario y los peces. Esto causa la enfermedad rápida de estos, y un enorme disgusto.

  • No cambiar el agua lo suficiente

Una vez se realiza el ciclo del nitrógeno y el acuario está listo para ser habitable, tendrás que vigilar constantemente que el agua está bien y que no hay exceso de sustancias químicas nocivas para los peces. Esto es algo que se puede ir midiendo cada pocos días y que sobre todo tendrás que medir si ves que alguno de los peces se comporta de forma extraña, porque es posible que signifique que está consumiendo amonio y está enfermando.

Pero es que además de comprobar el agua, deberás cambiarla cada diez días como máximo. El ciclado simplemente sirve para no tener que cambiar el agua de forma diaria, pero ten en cuenta que es un agua que se estanca al no tener corrientes y estar en un espacio cerrado, por lo que la limpieza cada semana o diez días es casi tan importante como el ciclado.

Muchas personas se toman la libertad de dejar más tiempo el agua sin cambiar, bien porque no lo recuerdan o porque se van de vacaciones y dan por hecho que los peces aguantarán. Pero en un agua muy sucia, las bacterias malas crecerán y los peces también acabarán enfermos.

  • Juntar especies de peces incompatibles

Introducir peces en el acuario es algo que hay que hacer con mucha paciencia. No podemos meter todos a la vez el primer día, sino que después del ciclado del acuario deberemos ir probando con especies, hasta aclimatarse y conseguir que vivan tranquilos.

Esto está en relación con otro de los errores más comunes al comprar el acuario, que es comprar especies de peces en base a lo bonitos que son, y no en base a sus necesidades específicas. Así, por ejemplo, tenemos especies a las que no conviene mezclar con otras: el pez payaso o el pez Betta son ejemplos de ellos, porque son animales muy territoriales y se pueden comportar de forma agresiva con otros. También sucede con el pez Ángel, que es depredador y acabará comiéndose a peces más pequeños.

También hay que tener en cuenta la diferencia de condiciones que pueden necesitar nuestras nuevas mascotas: algunos necesitarán la temperatura del agua más o menos fría, otros necesitarán corrientes, otros necesitarán luz o un espacio más sombrío. Si juntamos indiscriminadamente a peces, alguno de ellos vivirá en unas condiciones que no le convienen.

Por último, también hay que saber cuántos peces tener. Si tienes peces solamente de una especie, es posible que a priori no tengan problemas entre sí, pero si por ejemplo tienes muchos más de los que conviene según el tamaño de tu acuario, pueden empezar a estresarse por la falta de espacio y comportarse de una forma agresiva.

  • Sobrealimentación de los peces

Este es otro de los errores más normales al empezar un acuario, y además se repite mucho porque tiene que ver con el exceso de preocupación y buena intención.

Al estar constantemente observando a los peces, tendremos la necesidad de que no se queden con hambre, de que tengan lo suficiente para comer porque además son varios y algunos se acercarán más rápido que otros. 

Pero ¿qué pasa con esto? Que los peces actúan de forma bastante similar a otros animales como los perros, y siempre que tengan comida comerán aunque no les convenga

El hecho de que les veas que tienen hambre y coman, no significa que necesiten más, así que es importante que no les des más cantidad que la que se coman en unos 5 minutos más o menos. No nos conviene en absoluto empacharles, no solamente porque pueden enfermar sino porque defecarán mucho, producirán muchos deshechos y los niveles de amonio subirán, también perjudicándoles.

Los peces son animales que pueden estar perfectamente unos días sin comer, así que si mides el amonio de la pecera y ves que está alto, es mejor que no les vuelvas a alimentar hasta que baje.

  • No poner plantas vivas dentro del acuario

A nosotros, desde luego, nos parece que un acuario no es lo mismo si no tiene plantas en su interior. No solamente le aportan estética, sino que le dan la sensación de naturaleza viva que, en principio, es lo que se busca cuando adquirimos un acuario.

Pero no solamente responde el hecho de comprar plantas vivas para el acuario a lo que nos guste o nos deje de gustar, sino que son enormemente beneficiosas para que todo marche bien ahí dentro. Un error común es creer que las plantas son otra responsabilidad más y que supondrán más trabajo, cuando es literalmente al contrario, ya que nos ayudarán mucho.

En un acuario se pueden poner algunas plantas vivas como musgos, sobre los que tenemos una estupenda guía en el artículo que puedes leer si pinchas aquí. Como vas a poder leer, tener musgo o cualquier tipo de planta no conlleva grandes cuidados ni preocupaciones

Estas plantas son positivas para los peces: hacen desaparecer las algas debido a que se alimentan de los mismos nutrientes, y estas son bastante negativas para la vida de nuestras mascotas.

Pero es que además las plantas oxigenarán el acuario, nos ayudarán a eliminar con más facilidad el nitrito, que es el primer paso al que llega el amonio cuando se cambia debido al ciclado del acuario. El nitrito es menos tóxico para los peces que el amonio, pero tampoco es positivo, y serán las plantas las que empiecen a eliminarlo, ya que a ellas sí les beneficia.

  • Usar piedras de colores como decoración para el acuario

Es completamente normal que cuando compramos nuestro primer acuario tengamos también mucha emoción por decorarlo. No solamente tendremos que buscar las especies de peces y de plantas adecuadas para él, sino que también tendremos que pensar concienzudamente qué objetos artificiales ponemos.

Uno de los objetos más comunes que se suelen poner en los acuarios son las piedras en el fondo, o bien las piedras un poco más grandes en algunas partes concretas. En muchas tiendas especializadas en esta materia verás preciosas piedras de colores, y tu primer impulso será seguramente decantarte por ellas. Pero debes de saber algo importante:

Normalmente las piedras de colores no son naturales, sino que están teñidas con colorantes o productos químicos diversos que le dan ese aspecto tan bonito. El contacto de esos productos químicos con el agua, quizás al principio no causa ningún problema, pero con el tiempo se irá destiñendo y el producto químico que le dio color se esparcirá por el agua del acuario. 

Esto puede ser altamente nocivo para tus peces, y además no podrás detectarlo mediante los test de amonio o de nitrógeno, así que ni si quiera te darás cuenta. Si tus peces empiezan a actuar de forma extraña y no responde a ninguna de las cosas que te hemos ido contando, es posible que sea debido a esas dichosas piedras, que aunque bonitas, son peligrosas. Es mejor no arriesgarse.

Por otro lado, tampoco es recomendable usar piedras demasiado grandes. Estas pueden entorpecer la circulación natural de las corrientes que causan el filtro, y por tanto ayudar a que el acuario se ensucie más rápido.

  • Crear un ambiente en el acuario demasiado artificial

En la misma línea que mencionábamos sobre las piedras de colores, en general no es muy recomendable utilizar objetos que no sean naturales dentro del acuario. No pasa nada si tenemos el capricho de escoger algo decorativo que no sea natural, pero en exceso, la artificialidad puede volverse en nuestra contra.

¿Por qué? Pues por varias razones: en primer lugar, porque como las piedras de colores los objetos de plástico u otros materiales puede expulsar sustancias químicas nocivas. En segundo lugar porque los peces necesitan estar en una reproducción de su ecosistema que sea fiel con la realidad. Esto quiere decir que si el ambiente es demasiado falso puede estresar la conducta de sus habitantes. Lo único que necesitan al final son elementos con los que podrían encontrarse fuera del acuario: piedras o rocas naturales, plantas vivas (que además les ayudarán a esconderse o a oxigenar el agua) como musgos, y en todo caso otras especies de peces que tengan sus mismas exigencias y con los que puedan acostumbrarse a tener relación. Los elementos decorativos como barcos, plantas de plástico o las piedras de colores no forman parte del ecosistema de los peces, así que intenta no abusar de su uso.

  • Limpiar el acuario en exceso

Otro de los errores más comunes para los principiantes de los acuarios tiene que ver con el exceso de preocupación. Es una actitud muy bien intencionada porque al final es completamente normal que cuando tienes nuevas mascotas estés preocupado por su bienestar y su salud.

Esto puede llevarnos a un error que no será nada positivo a la larga, y es a limpiar el acuario en exceso. Hablábamos de las personas que creen que con tener el filtro ya es suficiente para la limpieza de los peces, pero también existe el caso contrario, las personas que cambian inmediatamente el agua a la mínima situación en la que ven algún síntoma de suciedad.

Esta costumbre puede llevar a que con nuestra limpieza nos saltemos el sistema natural que establece el filtro en el ciclado del acuario. Quizás eliminemos los rastros de amonio, pero también de nitrógeno y en general de cualquier bacteria que sea beneficiosa para la vida de las plantas y los peces. Como hemos dicho, para que un acuario, en principio, funcione correctamente, hay que preocuparse por el ciclo del nitrógeno y después limpiarlo cada diez días como mucho, e incluso puedes alargarlo a cada dos semanas sin ningún problema.

Ni que decir tiene que no deberás utilizar ningún producto de limpieza externo para la limpieza del acuario, ya que estos también pueden perjudicar a los peces.

  • No tener en cuenta el exceso de luz natural o artificial

Normalmente los acuarios suelen tener unos focos instalados en su propio interior para poder darle a los peces luz, y además regularla en base a las necesidades específicas de los animales y los musgos o plantas que hayas seleccionado.

Pero otro de los problemas que solemos encontrarnos cuando tenemos una acuario por primera vez, es que no solamente hay que preocuparse del grado de luz que le conviene a los peces, sino de la cantidad de horas que deben tener luz y las que no. 

Normalmente, en todos los casos de todas las especies de peces, no deberemos de tenerles con luz más de 8 a 10 horas al día. ¿Qué puede suceder si tenemos la luz encendida más tiempo? Pues algo bastante dañino, que es que empiecen a aparecer algas, que son enemigas de las plantas naturales de nuestro acuario y habrá que eliminar cuanto antes.

Este punto es bastante importante, ya que el principio de un acuario en casa suele traer también el entusiasmo por observar a los peces, y esto nos puede llevar a encender la luz más tiempo del debido para verles bien. De la misma forma hay que tener cuidado con la estancia de la casa donde tengamos la pecera. Si sabemos que es una estancia muy soleada, deberemos de situar la pecera lejos de la ventana o el punto de mayor luz natural, porque esto también puede ayudar a la creación de más algas.

  • No pensar en la diferencia de temperatura del agua al cambiarla

Ya os hemos contado que cada tipo de pez y cada tipo de musgo suelen tener unas preferencias para vivir mejor, y esas preferencias suelen tener relación con la cantidad de luz que necesitan y la temperatura en la que mejor viven. Vigilar la cantidad de luz y de agua no solamente depende de lo que planifiquemos dentro del acuario, sino de las rutinas que vayamos teniendo cuando limpiemos. Nos explicamos: si hemos conseguido una temperatura específica dentro del acuario, que es en la que mejor se encuentran los seres vivos dentro, y después cambiamos el agua para limpiarla y no controlamos la temperatura de esa agua, enfriaremos o calentaremos de más el acuario cuando hagamos la mezcla.

Esto son todo pequeños detalles que hay que tener en cuenta, y que muchas veces responden a la lógica, pero que se nos pueden pasar por alto y ocasionarnos algún problema. La solución es tan fácil como que cuando vayamos a limpiar el acuario y a cambiar el agua, tomemos la temperatura con nuestra propia mano e intentemos conseguir la misma del agua que vayamos a poner. 

Así conseguiremos no desestabilizar el ecosistema que hemos conseguido y que es el idóneo para la vida interior del acuario. Hay algunos peces que se aclimatan más a este tipo de cambios, pero otros que son especialmente sensibles y pueden enfermar por un detalle tan pequeño como la temperatura del agua. También está en tu mano escoger peces más “fáciles” cuando seas principiante, y así no tener menos preocupación por este tipo de cosas.

  • No ser cuidadoso con la limpieza del filtro

Si algo esperamos que os haya quedado claro, es que el filtro es uno de los elementos más importantes del acuario. Su correcto funcionamiento hará que consigamos el equilibrio perfecto en el agua donde vivan nuestros peces y plantas, así que es algo por lo que debemos de preocuparnos.

Un error que podemos cometer al principio es limpiar el filtro del acuario con agua normal, del grifo de nuestra casa, y acabar de esta forma con las bacterias que han ido formándose en él y que son las que regulan la cantidad de sustancias químicas que hay en el agua.

Esto pasa sobre todo en lugares donde el agua del grifo tiene una cantidad de cal importante. En nuestro país hay bastante diferencia entre la cantidad de cal en el agua corriente de unos y otros sitios, así que conviene que investigues sobre esto antes de limpiar el filtro del acuario. En cualquier caso, siempre es mejor no arriesgarse y comprar un agua lo más neutra posible para que podamos limpiar el filtro de exceso de suciedad, pero sin acabar con el proceso bacteriano que conforma y que hace que todo funcione bien bajo el agua de nuestro acuario.

  • Estresar a los peces con nuestra preocupación

Entendemos perfectamente la emoción que puede causar tener el acuario en casa durante los primeros días de funcionamiento, después del ciclado y ya albergando la vida de unos cuantos peces. ¡Cómo no vamos a entenderlo! Pero hay que ser responsable y medir nuestro entusiasmo. De la misma forma que alimentar de más a los peces o limpiar el acuario en exceso responde a las ganas de que todo vaya bien, nuestra insistencia en interactuar con los peces puede terminar por estresarles y hacerles daño.

Los peces son unas mascotas bastante peculiares, ya que no necesitan afecto o contacto con nosotros como sí puede suceder con los perros. El pez necesita simplemente que las condiciones a su alrededor sean óptimas, tener comida y limpieza y que puedan desarrollar su día a día sin demasiadas molestias

Esto se traduce en que no es conveniente estar pendientes todo el rato, porque haremos cosas tales como encender la luz demasiado, darles golpecitos en el cristal porque están más tranquilos o se mueven menos, intentar meter la mano en el acuario para moverles (esto puede pasar sobre todo si tenemos niños en casa) y, en general, observarles demasiadas horas. No queremos decir con esto que no sea normal estar preocupados y observadores, al contrario. Pero si nos pasamos y les damos demasiada interacción, también podemos causarles estrés y que se comporten de una forma que en la normalidad no harían.

  • Abusar de los medicamentos para los peces

El acuario es, al final, un espacio cerrado con un mismo ambiente. Esto se puede traducir en el hecho de que si un pez enferma, por lo que sea, puede terminar por contagiarlo a los demás y que haya una especie de plaga de una dolencia concreta. Por ello, si vemos que todos nuestros peces están comenzando a enfermar, no es descabellado pensar que se estén contagiando unos a otros a través del mismo agua. Además de intentar cambiar el agua y mantenerla más limpia que nunca, es conveniente preguntar a los especialistas por algún medicamento o elemento natural específico que pueda servir para nuestros peces. Estos se suelen echar dentro del agua y los peces se lo comen como si se tratase de su alimentación normal.

Y aquí es donde llega otro de los errores más comunes, que es excedernos con el uso de esos medicamentos. Es cierto que si hay una enfermedad concreta, el medicamento puede ayudarles, pero si nos acostumbramos a usar el medicamento para cualquier comportamiento que veamos extraño, acabaremos por descuidar las otras responsabilidades: esto es preocuparnos de medir la cantidad de amonio, ver cómo está el funcionamiento del filtro o la suciedad en el agua, y que suelen ser casi siempre los motivos de la enfermedad de los peces.

Además, si los peces de nuestro acuario se acostumbran a tomar exceso de medicamentos, también estaremos interviniendo en su sistema de defensas y quizás haciéndoles un poco más débiles. Con todo esto te queremos decir que hagas siempre caso a los expertos, uses los medicamentos en situaciones muy concretas y nunca por tu propia cuenta. Y de nuevo que tengas control sobre la calidad del agua y del ambiente del acuario.

  • No conocer la diferencia en el color de la luz del acuario

Ya os hemos contado que la gran mayoría de los acuarios cuentan con un sistema de iluminación propio, que además es muy conveniente porque así no habrá que depender de la luz natural de una estancia en concreto, ni de que un día esté más soleado o nublado.

En nuestra web tienes una amplia sección de sistemas de iluminación entre los que podrás escoger dependiendo del tamaño de tu acuario, de los peces que escojas y de las características que busques. Incluso algunos de ellos son capaces de imitar a la perfección la luz específica del amanecer o del atardecer, para así darles a tus peces el ciclo completo de luz que vivirían en su hábitat natural.

Sin embargo, hay muchos principiantes que no tienen en cuenta la importancia del color de la luz que escojamos. Normalmente suele haber tres: rojo, verde y azul, y aunque lo ideal es que vayan rotando, cada uno puede dar diferentes características al crecimiento de las plantas o los musgos. Si nos tenemos que decantar por un color específico durante algunas horas, ten en cuenta que el color rojo, por ejemplo, hace que las plantas puedan crecer más verticalmente y el color verde de una forma más densa y contundente, pero plana. Esto evidentemente respetando la forma de crecimiento de cada planta en concreto. Pero a fin de cuentas, es importante que leamos sobre el tema cuando compremos el acuario, para así ser conscientes de todo lo que pasa dentro según las elecciones que tomemos.

  • No tener el acuario en un espacio tranquilo

Por último tenemos que hablar de que muchas personas piensan en el lugar donde tener el acuario en base a criterios estéticos o luminosos, pero también hay que tener en cuenta los criterios acústicos

Ya os hemos dicho que los peces necesitan tranquilidad por nuestra parte, y no estresarles con nuestras constantes interactuaciones con ellos. De la misma forma necesitan los peces esa tranquilidad en general, así que tenerles en una habitación donde hay mucho movimiento, por ejemplo una habitación con niños o donde se escucha música muy alta, o donde haya otros animales que puedan molestarles, también podría tener una consecuencia negativa para ellos.

Normalmente la gente suele tener el acuario en el salón, porque es el lugar donde más tiempo pasamos y donde se puede observar mejor que todo marche bien. Pero, en general, hay que reflexionar sobre todos estos elementos para el bienestar de los peces: la luz de la estancia, el ruido de la estancia, el movimiento más o menos frenético en la estancia e incluso el ruido que pueda venir desde la calle, pensando todo el tiempo en el hecho de que los habitantes de nuestro acuario necesitan estar tranquilos, un espacio silencioso y sereno donde poder sentir que están en su hábitat natural, reproduciendo las mismas características de este también en el ambiente.

OTROS ERRORES A LA HORA DE FORMAR UN ACUARIO

Estos cinco errores sobre los que te hemos hablado son los que más se suelen repetir cuando la gente compra un acuario por primera vez, pero no son los únicos.

Otra idea recurrente cuando queremos un acuario, es pensar que es mejor empezar con uno de tamaño pequeño en vez de con uno grande, porque así iremos aprendiendo poco a poco y será más fácil. ¡Esto no es así! Un acuario pequeño tiene el agua más concentrada, por lo que será más difícil medir los índices de sustancias químicas, crear corrientes para evitarlo y acumulará más desechos. A menudo vemos personas que compran un acuario pequeño y lo terminan dejando porque se les hace muy difícil tenerlo bien.

Por último tenemos que hablaros sobre el error que suele responder al dicho de que lo barato sale caro. A veces, por querer economizar la compra del acuario y no gastar mucho, recurrimos a productos más baratos pero de muchísima peor calidad. Esto a la larga nos hará gastar más, ya que para solucionar las deficiencias del mal producto, tendremos que comprar otros. De nuevo te repetimos que consultes con expertos, déjate recomendar sobre lo mejor para tener un acuario sano y bonito.

CONCLUSIONES SOBRE LOS ERRORES A EVITAR CUANDO TENGAMOS UN ACUARIO

Ya hemos llegado al final del artículo, y realmente esperamos que hayáis podido aprender algo leyéndolo. Nuestra intención es siempre que tengáis en cuenta todos los aspectos necesarios para que el acuario os haga felices, y vuestros peces vivan mucho tiempo y tengan mucha salud

Aunque pueda parecer que son demasiadas cosas las que hay que tener en cuenta, una vez nos ponemos a ello porque hemos decidido que queremos un acuario, todo se hace mucho más sencillo. Al principio estarás más alerta, vigilando que todo salga bien, pero con el tiempo se convertirá en una actividad sistemática que realizarás casi sin tener que pensarlo. Tus peces estarán bien, tu acuario será precioso, y solamente habrá hecho falta un poco de interés y atención para no cometer este tipo de fallos.

Otros artículos de interés pueden ser:
Como Eliminar las Algas de Acuario – Causas y Tratamientos mas efectivos
Caridinas y Neocaridinas – Ficha y Cuidados Gambas de Acuario

Valora este artículo:

En nuestra tienda online podrás comprar Accesorios para empezar a montar tu acuario y recibirlos en 24 horas en España.

¡Oferta!
×