📦Envíos a toda Europa.

¿Cuántos Peces Caben en un Acuario Doméstico?

La acuariofilia se ha convertido en uno de los pasatiempos más populares. Esto se debe a que los peces son animales muy apacibles, suelen vivir bien en casa y pueden ser más interactivos de lo que parecen. Si tienes una personalidad calmada y quieres peces en casa, es muy probable que te estés preguntando cuantos peces pueden vivir en un acuario. Esta es una pregunta que depende de muchos factores.

Sin embargo, aquí hablaremos de todo lo que debes tener en cuenta antes de calcular cuántos habitantes tendrá tu acuario doméstico.

Tipos de acuarios: Necesidades, Características y Peces

Identificar el tipo de acuario que quieres es el primer paso a tener en cuenta al iniciar un acuario doméstico. Hay que tener en cuenta que los ecosistemas en los que viven los peces son muy distintos. Cada tipo de acuario está diseñado para albergar un tipo específico de vida. Es necesario mantener peces con características similares para que puedan vivir juntos en un acuario doméstico.

En este punto, cuando hablamos de tipos de acuarios, no nos referimos a la urna, de esto hablaremos más adelante. Cuando hablamos de un acuario doméstico, nos referimos al ecosistema que se trata de replicar. Reproducir esta vida natural en casa es muy importante.

Existen dos grandes grupos de ecosistemas acuáticos con los que contamos en el planeta; los de agua dulce y los de agua salada. Tanto el nivel de salinidad como la temperatura del agua son parámetros fundamentales para mantener con vida y salud a los peces. Debido a que el tipo de acuario juega un papel fundamental, es necesario poner todos los esfuerzos en encontrar el equilibrio del acuario según el tipo de peces.

Acuarios de agua fría

Uno de los principales factores determinantes para escoger el tipo de acuario que tendremos en casa es si se trata de un acuario de agua fría o agua tropical. Aunque los cuidados de estos tipos de acuarios no representan problemas demasiado grandes, hay algunas diferencias muy importantes.

Los acuarios de agua fría son los que conservan especies de peces que en sus condiciones de vida silvestre viven en corrientes de gas con una temperatura de unos 20 ºC. Sin embargo, el rango de temperatura varía entre cada especie. Muchos pueden sobrevivir a temperaturas más bajas durante un tiempo. Sin embargo, son más sensibles a las temperaturas altas.

Los peces más comunes que vemos en acuarios domésticos de agua fría son los Koi, Peces Cebra y los Carpines Dorados. Una de las ventajas principales de un acuario de agua dulce es que no necesitan una inversión tan alta en equipos. Los termostatos están fuera de las compras necesarias. Las temperaturas bajas son más fáciles de controlar, por regla general, que las de temperaturas altas.

Respecto a los peces que viven en ecosistemas de aguas frías tienen ciertas diferencias físicas con los de agua dulce. Por lo general, los peces de agua dulce tienen colores y formas más variadas y exóticas que los ejemplares de agua fría. Si te decantas por esta opción, habrá menos opciones en cuanto a su apariencia.

Una ventaja que tienen los peces de este tipo de aguas es que son más grandes. Esto da una apariencia más imponente y vistosa dentro de tu acuario. La esperanza de vida que tienen estos peces también es más alta y tienen mejor resistencia a las enfermedades.

Acuarios de Agua Dulce

Para este tipo de acuarios hay que tener dos factores muy importantes a la vista; la disponibilidad de espacio y el presupuesto. Los acuarios para estos peces deben ser más grandes de lo planificado porque crecen y alcanzan un buen tamaño. El espacio en el que viven los peces es fundamental para determinar su bienestar y su estado de salud.

La colocación es muy importante para este tipo de peces. La luz y las fluctuaciones de temperatura son la peor opción para estos casos. Las fuentes de iluminación o temperaturas externas deben estar lejos del acuario. La colocación cerca de ventanas o calefacción no son buenos lugares para ningún acuario. También se debe tener en cuenta que los accesorios ocupan lugar en el acuario. Los filtros, tubos y cables también restan espacio a la capacidad total del acuario. El soporte también debe ser lo suficientemente fuerte para resistir el peso de un acuario completo.

Hay que evitar las zonas ruidosas porque los peces llegan a sufrir de estrés e hiperactividad en estas circunstancias. Siguiendo con los cuidados de este tipo de acuarios, nunca se debe usar jabón para lavar la urna o los elementos. Por lo general, los jabones dejan residuos con materiales que se acumulan y se vuelven peligrosos en un acuario. Las branquias de los peces pueden quemarse si hay residuos de jabón en el agua.

Como cualquier ser vivo que sale de su hábitat natural, es importante dotar el acuario con ciertos accesorios para que los peces se sientan cómodos y seguros.

Un filtro es un equipo indispensable para cualquier acuario. De esto depende la vida de los peces, porque cuando el agua se ensucia demasiado, los agentes tóxicos se vuelven extremadamente peligroso para los peces. Por otro lado, los acondicionadores de agua también son una gran opción. Mantienen bajo control las bacterias que pueden afectar la piel de los peces y controlan los niveles de cloro.

Los elementos dentro del acuario son muy importantes porque los peces necesitan lugares donde descansar y relajarse. Estos sitios también ayudan a  que los peces interactúen y jueguen para tener una vida más activa.

Las bacterias del ciclado del agua son muy importantes. El agua que sale del filtro no es el agua que los peces tienen en su vida silvestre. Se trata de un agua que no ha creado las colonias bacterianas necesarias para mantener el equilibrio químico del acuario.

En las zonas tropicales se registran más de 8.000 especies que se ven beneficiadas porque se trata de climas estables durante la mayor parte del año. En estas zonas suele haber muchas horas de sol. Las regiones con más abundancia de este tipo de especies son América del Sur, América Central, el Sudeste de Asia y África.

La temperatura promedio que deben tener estos acuarios es de 24 ºC a 28 ºC, aunque debido a que son tantas especies, se debe prestar atención a las necesidades específicas de los habitantes de acuario. El pH también es ligeramente ácido, por lo que el agua no suele bajar de los 6 puntos, con una dureza de kH de 3  o 4. Los peces de agua dulce suelen resistir mucho mejor los nitratos que se encuentran en el agua. El máximo aceptable es de 10 a 15 mg/l.

Los aires acondicionados no son buenos lugares para mantener tu acuario cerca porque alteran demasiado la temperatura. Las ventanas y la exposición solar también puede ser demasiada y subir la temperatura, por lo que los peces no deben estar expuestos a estas condiciones.

El oxígeno en estos acuarios es muy importante. Por lo general, los niveles de oxígeno natural son bajos. Para aumentar los niveles de oxígeno hay dos formas de hacer; por un lado están las plantas y, por el otro,  el oxígeno que llega desde la superficie de la atmósfera de un acuario a través del intercambio gaseoso.

Los filtros también ayudan mucho a oxigenar el acuario. Contrario a lo que muchos creen, no se trata de que las burbujas aumenten el oxígeno, sino que los movimientos de las superficies bajas del agua del acuario estimulan el intercambio gaseoso, y esto es lo que sí aumenta el oxígeno general  en el acuario. Es importante tener en cuenta que la temperatura afecta directamente este parámetro. A más calor, menos oxígeno disponible para los peces.

Los acuarios domésticos funcionan bien cuando reproducen las condiciones naturales del agua donde viven los peces. La iluminación de las zonas tropicales es muy específica y continua. Cuando hay demasiada luz, es un problema porque los peces llegan a estresarse y favorece la sobrepoblación de algas. Poca luz, puede afectar a los peces, pero sobre todo a las plantas.

Los temporizadores son muy importantes porque la función de la luz de tu acuario doméstico es recrear los ciclos de luz. Por lo general, en estas regiones hay entre 12 y 14 horas de luz durante la mayor parte del año. Este es el rango promedio de horas de luz que tendrán los peces. Aunque pueda parecer que no, los peces duermen, pero si se encuentran enfocados bajo la luz durante la noche, no podrán hacerlo.

Si tienes un acuario con peces y plantas, el sustrato es otra parte muy importante para que estas tengan nutrientes esenciales. La cantidad, el grosor y el tipo de sustrato dependen de las especies que están en el acuario. Los peces excavadores pueden verse muy beneficiados con un sustrato. algunos peces entierran allí sus huevos y suelen ser un buen lugar para los alevines durante sus primeros días.

Se recomienda que el sustrato se coloque en una capa más alta en la parte posterior del acuario y una capa más delgada en la parte frontal. De esta forma se va crear una especie dependiente de sustrato.

Acuarios Marinos

Mantener la estabilidad del agua en los acuarios marinos puede ser algo complicado. En estos casos, se recomienda contar con la mayor cantidad de espacio posible. En la medida en que el acuario es más pequeño, los desniveles químicos del acuario son más comunes y peligrosos. Una longitud de unos 90 cm con una anchura de 30 cm es son medidas promedios. También se recomienda que tengan bastante espacio de profundidad porque los peces marinos no sólo nadan horizontalmente, sino que disfrutan de hacerlo en dirección vertical.

La mayoría de peces marinos que podemos encontrar en las tiendas son originarios de ecosistemas coralinos. En estas condiciones, los niveles de oxígeno son estables la mayor parte del año, las temperaturas no suelen sufrir cambios considerables y tienen mucha exposición a la luz. Estas condiciones tan estables son la principal razón de que estas especies sean un poco difíciles de mantener en casa.

Los acuarios comunitarios con especies marinas deben tener muchos espacios para esconderse. Normalmente, suelen tener muchos de estos espacios en su hábitat natural. Las especies excavadoras deben tener un sustrato fino y si se va a utilizar arena, debe estar compuesta de carbonato de calcio.

Es importante mantener estos acuarios tapado. No se trata sólo de evitar que los peces salten fuera, también hay que evitar que el agua se evapore. Cuando se evapora el agua de tu acuario, la salinidad  se descontrola con mucha facilidad.

En el pasado podría llegar a  ser muy complicado mantener los acuarios marinos domésticos porque debían mantenerse con agua marina natural. Con las soluciones de sal marina que se han comercializado en los últimos años, esto ya no es un problema. Las mezclas de estos productos con el agua del grifo ofrece las mismas condiciones que tienen estos peces en sus ecosistemas naturales.

El pH alcalino es muy característico de estas aguas con niveles superiores a los 8. Hay que tomar en cuenta que el dióxido de carbono que se produce por la actividad biológica, sobre todo la de los peces, tiende a llevar el pH hacia niveles más ácidos. En el mar, la amortiguadora y controladora de los niveles de pH y nitrógeno se encarga de mantenerlos estables, pero en los acuarios domésticos hay que mantener un control manual de estos.

Por otro lado, las luces fluorescentes son muy buenas para los peces. También necesitan de luces con altos niveles de luz ultravioleta. No hay que tener miedo con el exceso de luz, porque esto ayuda mucho a fortalecer su sistema inmune. Aunque las algas pueden crecer muy fácilmente en estas condiciones, los peces marinos consumen muchas de ellas. Por otro lado, las algas también ayudan a neutralizar los efectos de los residuos tóxicos de los peces.

Los filtros biológicos se recomiendan mucho para estos casos. Los modelos más potentes son los mejores porque generan una corriente muy similar a las del agua salada. La función del filtro es muy importante porque transforman y hacen menos tóxicos los nitritos y bacterias del agua.

Se debe incorporar una dosis de carbón activo, preferiblemente en el filtro. Este activo destruye con mucha eficacia los residuos orgánicos que no pueden ser extraídos por el filtro biológico. Normalmente, con el tiempo estas bacterias se anidan en el filtro , por lo que este se vuelve todavía más eficiente en luchar contra otras bacterias.

Las lámparas ultravioletas, el ozono y los espumadores de proteínas también ayudan mucho a controlar los químicos nocivos del agua. Aunque los acuarios marinos requieren esfuerzo y control de los parámetros del agua por parte del cuidador, con la práctica, esto se vuelve una tarea fácil.

Por lo general, las especies de acuarios marinos son más costosas que las de agua dulce. Pero esto se debe a que forman un ecosistema mucho más interesante visualmente. Los colores y las formas de los peces marinos son diferentes y más curiosas. Junto a los corales y las plantas, estos peces forman un ecosistema en casa muy visual y dinámico.

Paludario

Esta es una opción que no es de las más populares, pero se trata de un espacio muy atractivo. Hablamos de una combinación entre un terrario y acuario, pero lo más importante de estos ecosistemas es mantener una buena proporción entre la cantidad de agua y la cantidad de tierra seca.

El dosel es una parte fundamental porque es la parte más alta de un acuario y se compone principalmente de ramas y plantas. Es una zona muy importante porque los animales huyen a estas zonas buscando más ventilación, luz y evitando la humedad del agua.

La zona de la tierra es la que va a separar el sustrato del agua. Se suelen usar piezas duras que separen totalmente estas dos áreas. La zona de la tierra debe estar totalmente seca, porque los animales buscarán secarse por completo. Las tortugas, las ranas o los cangrejos necesitan de estos ecosistemas para vivir.

La zona del agua proporciona la humectación y el ecosistema acuático que estos animales necesitan. Es la parte que se encuentra más abajo en toda la superficie del acuaterrario y proporciona toda la humedad y el agua que necesitan los habitantes.

Las dos formas más comunes de comenzar un paludario son comenzar por agua o por tierra. Algunos cuidadores prefieren comenzar con un acuario y agregarle piezas terrestres. También se puede empezar por un terrario y separar la zona del agua para convertirlo en un paludario.

Si no tienes demasiada experiencia con los cuidados de este tipo de animales, lo mejor es empezar por tu acuario que ya se encuentre en casa. Lo mejor es vaciarlo por completo, dejar que se seque  y comenzar a agregar superficies que funcionan como zonas terrestres y de agua.

Cuando las paredes se encuentran totalmente secas, se pueden agregar las zonas de descanso. Existen pegamentos especialmente diseñados para acuarios y las superficies firmes se pegan a las paredes con estos productos. También se pueden usar bases para que funcionen como soporte de las plataformas terrestres.

Algunas opciones, entre las más vistosas son las plataformas terrestres, pero tiene serios problemas. Por lo general no son lo suficientemente firmes como para soportar el peso de la mayoría de animales de un cuaternario. Sólo están bien para pequeños anfibios como el tritón vientre de fuego.

Después de tener instaladas estas zonas, se puede incorporar el agua como normalmente se hace para empezar con la función del filtro, el ciclado del agua, la regulación de la temperatura , del pH, etc. Uno de los mayores inconvenientes que suelen sufrir los cuidadores de acuaterrarios, es que la limpieza de la urna puede ser complicada. Debido a que las superficies dificultan un poco la limpieza. Se pueden usar productos como acondicionadores de agua y plantas acuáticas para extender la vida útil del agua del acuaterrario.

También existe la posibilidad de convertir un terrario en acuario. Sin embargo, debes asegurarte que la urna no tenga fugas por las que pueda escapar el agua. También hay que considerar que los acuaterrarios no tienen tanta capacidad para almacenar agua, por lo que las especies acuáticas deben ser pocas.

La transformación de terrarios a paludario, es básicamente la misma que se debe hacer de un acuario a un paludario. La única diferencia fundamental es la cantidad de agua que pueden contener. También hay que tomar en cuenta que los filtros necesitan cierta cantidad de agua para poder funcionar. En el caso de que no se pueda instalar tu filtro, será necesario hacer cambios de agua más regulares.

Puede que no sepas bien qué clase de animales pueden vivir bien en un acuaterrario. Por regla general, la mayoría de peces de agua dulce se sienten bien en un paludario. Lo que se debe mantener es la misma calidad de agua para que no sientan una diferencia fundamental. También puedes incluir invertebrados como caracoles o gambas porque suelen ser uno de los ecosistemas más habituales de estos animales.

El sentido general de tener un paludario es poder introducir animales que puedan vivir bien en ambientes semiacuáticos. Una buena opción son los cangrejos, pero debes tener en cuenta algunas consideraciones. La parte de tierra tiene que tener una buena cantidad de arena para que puedan desplazarse como de costumbre. Los llamados “peces saltadores de lodo” viven muy bien en los paludarios.

También se pueden incluir animales como ranas, salamandras, o tritones porque dan un aspecto tropical y dinámico a todo el espacio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas especies de ranas necesitan un buen dosel para tener una buena exposición a la luz.

Las tortugas son de los reptiles que mejor lucen en este ambiente. Es buena idea traer una a casa sólo si tienes el espacio suficiente.  Estas suelen crecer mucho más de lo que lo hacen los anfibios y pueden sufrir mucho por no tener suficiente movilidad para desarrollar su vida.

¿Cuántos peces pueden vivir en un acuario comunitario?

La cantidad de habitantes que puede tener un acuario puede ser un poco complicado de calcular. La mayoría de urnas no vienen con instrucciones donde el usuario pueda guiarse sobre la cantidad de peces que pueden vivir en este espacio. Esto tiene una razón, es una decisión que implica muchas consideraciones.

Sobrepoblar un acuario es una de las principales causas de muerte de los peces domésticos. Hay que tomar en cuenta que los peces conviven con sus propios desechos, por lo que se deben mantener los desechos tóxicos bajo control.

Regla de 1 litro por centímetro

Calcular la cantidad de agua que necesitan los peces es una tarea muy difícil. Existen miles de especies de peces que viven en acuarios domésticos. Cada uno tiene características muy definidas, por lo que es difícil generalizar en cuanto a peces. Sin embargo, una de las reglas más básicas que suele servir de guía es la de 1 litro de agua por cada centímetro del pez. Esta es una buena guía, pero se recomienda poner, por lo menos, 2 litros por cada centímetro.

Hay factores como la reproducción que también debes tener en cuenta. Si hay machos y hembras en el acuario que puedan tener crías, aumentará la cantidad de habitantes y los desechos de estos. También existen especies que “ensucian” el acuario más que otras. Por otro lado, algunos peces disfrutan más del nado vertical que del horizontal. Todas estas son consideraciones que hay que tener presentes en esta tarea.

Otro factor a tener en cuenta, es el comportamiento de los peces. Estos son animales muy sensibles al estrés, por lo que se debe mantener un ambiente tranquilo y calmado. Algunas especies no disfrutan de la compañía y son muy territoriales. Hay que tomar en cuenta que los ecosistemas donde viven estos peces son muy grandes y con una superficie muy amplia.

Aunque traigas a casa las especies más apacibles, todos los peces necesitan su espacio para poder sentirse cómodos. Cuando se da una superpoblación, no sólo se corre el riesgo de la multiplicación de agentes tóxicos, sino porque esto altera su comportamiento. Las peleas, mordiscos y canibalismo pueden darse porque hay demasiados peces en un solo lugar. También se recomienda usar plantas acuáticas para crear barreras territoriales.

Vamos a traer un ejemplo. En un acuario doméstico de 60 cm de largo, por 30 cm de ancho y 30 cm cm de profundidad pueden vivir con tranquilidad y comodidad unos 15 peces de agua dulce con tamaño de 5 cm. Sin embargo, si se trata de peces de agua salada, todo cambia. Los ejemplares de agua dulce siempre necesitan menos agua que el resto porque el proceso por el que metabolizan el oxígeno es más lento. También se debe tener en cuenta que los peces crecen y se debe hacer el cálculo en base a su tamaño durante su etapa adulta.

El problema de los acuarios muy pequeños

Actualmente se pueden encontrar urnas bastante pequeñas, pero estas traen problemas significativos. Los acuarios de 20 litros se suelen vender como una buena opción para los principiantes, pero no lo son. Normalmente, estos acuarios tienen una capacidad de 40 cm de largo, por 20 de ancho y 20 de profundidad. En estas condiciones hay muchos límites a la hora de elegir peces y muchas dificultades al momento de mantener los parámetros del agua estables y sanos. Sin duda, la variedad de peces que albergan estas peceras son muy pequeñas y con una actividad biológica baja que no ensucie demasiado el acuario.

También hay que lidiar con el control de la reproducción porque el límite de habitantes en estos casos es bastante estricto y no se pueden exceder los límites. Las dificultades aumentan cuando se piensa en los accesorios, plantas y elementos que se introducen en el acuario, ya que estos restan espacio de agua limpia para los peces.

Aunque la idea de comprar una pecera pequeña para comenzar con algunos peces, parece la mejor, esto suele resultar en un revés mortal para los peces. Por regla general, los parámetros del agua son más fáciles de controlar cuando hay más agua. Los nitratos, nitritos y otros agentes tóxicos también son menos peligrosos cuando se encuentran diluidos en mayor cantidad de agua. Por todas estas razones es que los acuarios pequeños son difíciles de controlar y reservamos su uso para cuidadores especializados.

Oxígeno

Todos los dos seres vivos de la tierra necesitamos oxígeno para vivir. En el caso de los peces, su respiración es un poco distinta. Mientras que el oxígeno que los seres humanos respiramos lo obtenemos del aire, los peces lo hacen del agua. En los ecosistemas acuáticos el oxígeno se encuentra diluido en el agua. Sólo algunas excepciones pueden vivir sin el oxígeno del agua. Es por esta razón, es que el agua de tu acuario debe estar lo suficientemente oxigenada para que las plantas y los peces puedan vivir.

En el caso de los acuarios de temperaturas altas, la solubilidad de gases es más complicada, por lo que suelen tener menos oxígeno del que necesitan los peces. Sin embargo, hay que tener presente que un exceso de oxígeno también puede perjudicar el equilibrio bioquímico del agua. Uno de los peces que puede vivir en acuarios de temperaturas bajas con agua muy oxigenada es la trucha.

Las truchas pueden vivir bien con mucho oxígeno porque nadan en caudales lentos o rápidos. También suelen saltar hasta la superficie para capturar moléculas de oxígenos de la atmósfera.

Aunque puedas ver que hay muchas corrientes de viento en la atmósfera, debes tener presente que  el oxígeno que se encuentra disuelto en el aire es mayor al que se tiene en el acuario y esto no quiere decir que sea el suficiente oxígeno que necesitan los peces.

Sistema respiratorio de los peces

Las branquias son el órgano por el que los peces obtienen el oxígeno del agua. Están colocadas en ambos lados de la cabeza. Se trata de láminas delgadas con membranas que están llenas de pliegues. Debido a esta colocación, se encuentran en contacto directo con el agua. El arco branquial es el que da soporte a las branquias, que suelen ser muy frágil.

Debido a que el acuario no es una corriente de agua natural, es necesario crear la difusión del oxígeno. La actividad diaria de los peces ayuda a que se produzcan burbujas de agua que ayudan a este propósito, pero no es suficiente.

Oxigenadores de acuario

La respiración es una necesidad vital de los peces, y por esta razón oxigenar bien el acuario es fundamental para que los habitantes puedan vivir y desarrollarse bien. En la mayoría de los casos, los mecanismos artificiales son las mejores soluciones para proveer suficiente oxígeno en el agua. Los oxigenadores, bombas o filtros funcionan moviendo el agua de la superficie para que el aire de la atmósfera quede atrapado en las capas de agua inferiores y pueda ser la fuente de oxígeno para los peces y plantas.

Los compresores u oxigenadores son estos pequeños artefactos con un tubo de plástico y una piedra al otro extremo que producen burbujas en el agua. Aunque esta es una de las formas de oxigenar el acuario, no es la oxigenación como tal. Las burbujas sólo rompen la superficie plana del agua y la mueven para que el oxígeno quede atrapado en las capas de agua.

Si la cantidad de burbujas que vemos en el acuario es poca, quiere decir que el agua se está moviendo poco, por lo que no hay oportunidad de que el aire entre el agua para oxigenarla. Cuando la demanda oxigenante es alta, y no hay un sistema de oxigenación alterno, habrá un déficit de oxígeno en el agua y los peces pueden llegar a asfixiarse.

Los filtros de esponja son una buena opción en estos casos porque no absorben estas burbujas que ayudan a oxigenar el acuario. Sin embargo, lo que sí debes tener cuidado es con el sonido de un oxigenador.

Un problema recurrente con los oxigenadores, es que suelen venir con un cartel de bomba silenciosa. Sin embargo, algo que hemos notado, es que muchos no son realmente silenciosos. Los peces son animales muy propensos al estrés porque los ecosistemas marinos son mucho más silenciosos en comparación con la superficie de la tierra.

Bombas de recirculación

Este era un tipo de oxigenador de acuario ligeramente distinto. Funciona sumergido completamente en el agua, de este modo se captura el agua y luego se expulsa en el acuario con un poco más de fuerza. La expulsión provoca un movimiento fuerte que logra romper la superficies para que entre el aire. Se asemeja a una especie de piscina en la que se ven algunas olas que atrapan el oxígeno.

Estas versiones son más comunes en acuarios marinos por su su capacidad de oxigenar el acuario de forma homogénea. No quedan zonas muertas o sin movimiento que puedan causar problemas en los corales. Cuando los corales no están lo suficientemente ventilados, tienen problemas para filtrar las sustancias tóxicas del agua. Hay que tener un especial cuidado con los peces pequeños como los guppys, rasboras o gambas pequeñas. Estos aparatos tienen una zona de succión bastante amplia y potente en la que estos pequeños podrían quedar atrapados.

Sistema de oxigenación por filtración

Por lo general, el filtro puede funcionar o contribuir en la oxigenación del acuario. Si el filtro del acuario tiene la suficiente potencia puede mover el volumen de agua. Lo que sí se debe tener en cuenta es que no sea un filtro que provoque salpicaduras fuera del acuario porque disminuye la cantidad de agua y produce un exceso de sonidos innecesarios.

Plantas oxigenantes

Las plantas son una de las soluciones oxigenantes más populares. Pueden oxigenar muy bien durante el día y para esto necesitan la cantidad de luz apropiada según el tipo de plantas y CO2. Las que más y mejor oxigenan son las que tienen un crecimiento rápido. Las Elodea Najas, Vallisneria Spiralis, Hygrophila Polysperma y la Limnophila Sessiliflora son algunas muy comunes en acuarios y funcionan muy bien para este propósito.

Hay que tener en cuenta que las plantas durante la noche “respiran”, por lo que consumen oxígeno. En estos casos, se hace necesario tener algún tipo de oxigenante extra, al menos durante las horas de la noche. Esto para evitar que la cantidad de oxígeno sea insuficiente por la noche, y los que más suelen sufrir esta situación, son los peces, al no poder respirar bien mientras duermen.

¿Cuáles son los acuarios que no necesitan oxigenación?

Los peces rojos están en el imaginario popular como uno de los peces que no necesitan oxigenación extra. Este es uno de los errores más comunes porque estos peces son naturales de agua fría muy bien oxigenadas. Aunque ellos pueden atrapar el agua de la superficie y vivir con esto, es un medio de vida pobre para mantenerlos.

Los peces betta son de esas pocas excepciones en las que no tienes que preocuparte por oxigenar el acuario. Por la evolución biológica de estos peces, sus ecosistemas naturales ofrecen condiciones de oxígeno muy precarias. Gracias a su órgano de laberinto, -que se encarga de su respiración-  son capaces de respirar el agua que se encuentra en la atmósfera. Sin embargo, hay que recordar que este es un sistema auxiliar que contribuye a mantenerlos vivos cuando no tienen suficiente oxígeno en el agua. Esto hace que sea necesario mantenerlos en un acuario con los mínimos de oxigenación requerido para ellos y no obligarlos a saltar constantemente hasta la superficie para respirar.

En cualquier caso, un filtro cumple bien con la función de oxigenar un acuario. También es un elemento básico para mantener un acuario limpio. Si decides prescindir de un filtro, los cambios de agua serán más regulares y tendrás que buscar alguna forma de oxigenar el acuario.

Los mejores peces de agua dulce para principiantes

Cuando comenzamos un acuario, sobre todo si somos principiantes, hay muchos factores que debemos tomar en cuenta. Los peces son animales domésticos que necesitan cuidados específicos. El problema principal de esto suele ser que la mayoría de nosotros no estamos habituados a este tipo de cuidados. Por lo general, conocemos a otros animales como los perros o los gatos. Sin Embargo, existen peces de agua dulce muy fáciles de cuidar y son la mejor opción para los que recientemente comienzan con su primer acuario.

Pez Tetra Neón

Este es un ejemplar que pertenece a la familia de los Carácidos. Están emparentados con las pirañas y con los Tetra Cardenal, y como estos, son de agua cálida y dulce. Algunos suelen confundirlo con el Pez Neon Chino, pero este último es de agua fría y familia de los Ciprínidos.

Aunque no es tan fácil su reproducción en un acuario doméstico, se puede lograr. A pesar de esto, es muy popular porque se adapta muy bien a vivir con otros peces. No tiene exigencias respecto a la calidad del agua. Esto hace que sea una buena opción como primer pez doméstico.

Un pez Neón adulto es bastante pequeño y no suele superar los 4 cm. La forma de su cuerpo es alargada y tiene una nariz redonda. Se puede reconocer fácilmente por la franja azul o verde que se encuentra en los laterales de su cuerpo. También tienen una mancha roja en la zona ventral.

En las tiendas de mascotas puedes encontrar variedades como Pez Neón Rojo, Pez Neón Azul o Cobre. En realidad no se trata de otra cosa, sino del mismo Pez Neón que cambia de color segun las condicones de vida natural donde haya nacido.

La franja que tiene en su cuerpo puede desaparecer cuando se encuentran en aguas negras como una forma de defensa ante sus depredadores. La intensidad de su colores puede variar mucho según el tipo de sustrato o el fondo del agua donde se encuentren.

Las diferencias entre el macho y la hembra no son muy notorias.  A simple vista no se observan diferencias evidentes. Las hembras suelen ser un poco más redondas y grandes que los machos, pero nada más.

Las regiones originales de estos peces no se encuentran claramente definidas. Sin embargo, sí se han encontrado zonas de localización y concentración alta como los alrededores de Colombia y Brasil. Otra de las zonas donde se han encontrado son las poblaciones de Paracheirodon Innesi, que se encuentra a unos cientos de kilómetros al este del Amazonas brasileño y el río Purus. Este es el caudal que desemboca en el Codajas.

Normalmente se encuentran entre las corrientes menores de los ríos principales. Suelen ser aguas ácidas y blandas que tienen una coloración oscura por la gran cantidad de materia orgánica en descomposición. Aunque no siempre suele ser este su hábitat natural; a veces se encuentra en corrientes fluviales transparentes.

Este es un pez muy sociable y que se siente cómodo cuando tiene muchos compañeros. Se pueden agregar grupos de 8 o 10 para que se sientan en un ambiente más natural. Se pueden agregar otros peces Neón u otro tipo de Carácidos de tamaño más reducido o similar. Los cíclidos también pueden vivir junto con un pez neón, siempre que no sean agresivos o depredadores.

Danio Rerio

El Danio Rerio también es conocido como Zebrafish y pez Cebra y pertenece a la familia de los ciprínidos. Se recomienda como una buena opción para los que comienzan con los acuarios porque puede sobrevivir a los errores típicos de los novatos en estos cuidados.

Para los que buscan peces que tengan fácilmente crías, esta es una especie muy popular. Son ovíparos que se reproducen con facilidad porque, entre otras cosas, tienen un temperamento tranquilo y viven bien en comunidades con otros peces.

Son peces pequeños que viven bien en acuarios de tamaño mediano. No suelen exceder los 5 cm de largo y tienen tonalidades doradas o plateadas. Tienen franjas de color azul oscuro en los estremos laterales de sus cuerpos. Estas franjas son las que le han ganado el nombre popular de peces cebra.

El diformismo sexual es bastante ambiguo mientras son jóvenes, pero cuando estos peces alcanzan la edad adulta, sí se observan rasgos característicos entre ambos sexos. Las hembras adultas son más grandes y redondas. Con el paso del tiempo, la coloración de la piel tiende a apagarse en las hembras.

Durante la temporada de desove, y cuando la hembra queda embarazada, los machos tienen una coloración más intensa. Las franjas de sus cuerpos pueden variar según sea macho o hembra. Los machos tienen franjas azules o doradas, mientras que las hembras tienen colores azules o plateadas.

El Danio Rerio suele ser confundido con otros Danios por las dificultades para ubicar sus regiones nativas. Originalmente, se cree que su primer hogar fueron las aguas de la India, riberas de Ghats, Bangladesh y Bután. Sin embargo, no se tiene evidencia concreta de que este sea su origen.

Pueden vivir bien aguas rápidas, pero poco profundas. Los fondos de estos ecosistemas suelen ser limosos y con mucha vegetación. Después de algunas investigaciones recientes, se ha descubierto que los adultos suelen vivir en arroyos y ríos pequeños. Durante este tiempo buscan aguas tranquilas y con poca exposición solar. Cuando llega la temporada de lluvias buscan charcos y arrozales donde desovar.

Lo ideal es combinar un acuario comunitario de Danio Rerio con otros ciprínidos pequeños como las tetras, peces arco iris y peces gatos. Esta es una combinación entre peces tranquilos y sociables que se llevan bien entre ellos.

Estos son peces gregarios que disfrutan de vivir en comunidades. Sin embargo, no se debe exceder el número de 8 a 10 peces entre machos y hembras. Proporcionar un ambiente comunitario entre estos peces es muy importante porque se sentirán más tranquilos al ver otros peces pequeños o de su misma especie a su alrededor.

Pez Guppy

De la familia de los Poecílidos, los peces Guppys forman parte de los Cyprinodontiformes. Dentro del gran grupo de peces de agua dulce, es muy probable que este sea el más famoso. por varias razones.

Los Guppys son una muy buena opción para comenzar a familiarizarnos con los cuidados que requieren los peces en casa. Su forma es muy atractiva porque presentan colores muy brillantes, y la forma de su cola caudal les ha ganado una gran fama alrededor del mundo. Otro de sus grandes puntos fuertes es que se reproducen con facilidad.

Este pez, como muchos otros de agua dulce, fue descubierto en diferentes áreas geográficas. Su nombre científico es Poecilia Reticulata, pero uno de sus descubridores más famosos fue John Lechemere Guppy. Este es uno de los científicos que implementó la crianza de este pez como una forma de erradicar la malaria, es por esto que recibe su nombre comercial.

En este caso, las diferencias entre hembras y machos son bastante notorias. Los machos son más pequeños que las hembras y tienen colores mucho más llamativos y variados. Tambien han sufrido una modificacion en la aleta anal conocida como gonopodio. Este es su órgano sexual y se encuentra en la parte posterior del pez con una forma que asemeja a una pala.

Debido a todos los cruces genéticos que han sufrido los Guppys, podemos ver a un macho con aletas en forma de punta, redondeada, como una corona de ciervo, y el más popular y atractivo, los Guppys cola de abanico.

Las hembras son más grandes y pueden alcanzar un tamaño de hasta 8 cm. Son más gruesas y con una tonalidad de piel mucho más opaca. En las especies que han sido criadas en cauteverio se pueden ver algunas alteraciones como una aleta caudal con colores más intensos y brillantes.

Los Guppys son muy famosos entre los cuidadores de acuario, por lo que existe una gran variedad de formas disponibles. Sin embargo, estas constantes modificaciones genéticas, han hecho que sean un poco menos resistentes antes las enfermedades. Las especies  silvestres son un poco más fuertes ante las enfermedades.

Las aguas de América Central y América del Sur, junto con las aguas del Caribe, son los ecosistemas naturales de estos peces. En las zonas que registran temperaturas muy altas, son usados para acabar con los mosquitos que transmiten la malaria. A pesar de que este es su hábitat original, hoy en día se encuentran distribuidos en muchas tiendas que los comercializan criados en cautiverio.

Los Guppys tienen un temperamento calmado y pueden vivir con otros peces que no muerdan sus aletas. El Tetra Limón o los Mollies pueden ser buenos compañeros. Es necesario tener presente que los machos persiguen constantemente a las hembras, por lo que se recomienda tener 1 macho por cada 4 hembras.

Características comunes de los peces de agua cálida

Muchos peces de este tipo de aguas pueden vivir juntos porque comparten las mismas condiciones de hábitat natural. Es importante que los parámetros de pH, temperatura y oxígeno sean los mismos para todos. También son peces pacíficos que no suelen crear demasiados conflictos entre ellos. Esto siempre que sean peces capaces de vivir en comunidad, existen otros muy agresivos y territoriales que se deben mantener sin compañía.

Es importante tener en cuenta que los peces de aguas cálidas están acostumbrados a temperaturas constantes la gran mayoría del año. También suelen necesitar ciclos de sol más largos y estables, por lo que es importante contar con un equipo completo antes de traerlos a casa.

Peces de acuarios marinos para principiantes

Este tipo de peces viven en ecosistemas naturales muy diversos y un poco más complicados. Nadan alrededor de los arrecifes de coral en las aguas saladas de todo el mundo. Un punto importante para este tipo de acuarios, es que los parámetros del agua del mar son mucho más estables que los que registran las corrientes de agua dulce. Esto hace que los peces necesitan un poco más de cuidados y una rutina más estable.

Pez payaso

El Amphiprion Ocellaris o pez payaso, como se conoce comúnmente, es una de las primeras opciones que se encuentran en las tiendas de peces. Cuando la acuarofilia empezó a relacionarse un poco más con los peces marinos, esta fue una de las primeras y pocas opciones disponibles.

También se le conoce como pez anémona porque se refugia en los tentáculos llenos de venas de estas plantas. Son peces muy tímidos que establecen su territorio en una área muy pequeña y raramente salen de estos límites. Sin embargo, son capaces de aportar mucha vivacidad y colorido con sus patrones de colores y la fluidez de sus aletas.

Algunas especies pueden ser muy agresivas, pero la mayoría son bastante pacíficos y viven bien en acuarios comunitarios. Estos peces son muy fáciles de encontrar porque su cría en cauteverio se ha extendido mucho durante los últimos años. Debido a esto, pueden adaptarse muy bien a comer de la mano de sus cuidadores y se adaptan muy bien a acuarios nuevos.

También han sufrido varios cruces genéticos que han producido nuevos ejemplares con patrones distintos. Otra de las ventajas de estos peces, es que son muy fáciles de reproducir y no se agreden entre ellos ni a sus crías. Si tienes una pareja de macho y hembra, es muy probable que se conviertan en pareja y tengan alevines.

El pez payaso pércula es una de las variedades más famosas porque es muy fácil de mantener en un acuario marino de principiante. Se caracterizan porque sus colores en blanco y negro sólo se dan en este grupo de peces payasos. Actualmente, si se quiere obtener uno de estos en condiciones de vida natural, sólo se encuentra disponibles en  Darwin, Australia.

Pez Damisela

El nombre científico de este pez es Chromis Viridis, pero comúnmente es conocido como pez Damisela. Debido a que es fácil de cuidar, ha gozado de una gran fama entre los cuidadores de acuarios. También son bastante resistentes, tratándose de un pez marino que está acostumbrado a parámetros de agua estable.

Es un pez bastante pequeño que no suele superar los 8 cm y se pueden encontrar con distintos tonos en su piel. Algunos son azules, otros verdes y otros amarillos. Durante su crecimiento, experimentan cambios en los colores de tu piel.

Tienen una forma ovalada y con una ligera compresión en los laterales de su cuerpo. El diformismo sexual es muy poco evidente en esta especie. Sin embargo, cuando se encuentra en su época de reproducción, se pueden observar ciertas manchas amarillas en los machos.

Originalmente se encuentran estos peces en las aguas del océano Índico y el Pacífico, específicamente en las costas este del continente africano, en la gran Barrera de Coral de Australia y en Nueva Caledonia. Sin embargo, estas aguas son poco profundas y no superan los 20  metros de profundidad.

Los Damisela viven al cobijo y protección de los corales y no tienen problemas de comportamiento agresivo o territorial. Por el contrario, se trata de peces gregarios que disfrutan mucho de la compañía. Sin embargo, deben conocerse desde su etapa juvenil para evitar problemas y conflictos porque después de un tiempo, cada macho necesita un espacio separado y suele aparearse con varias hembras.

Las crías de estos peces suelen depositarse en fondos de arena o entre los espacios de la decoración del acuario. También pueden encontrarse huevos de Damisela en las rocas y plantas. Los machos son quienes se encargaran de preparar el nido para el desove. También son quienes los cuidarán y mantendrán bien ventilados y con suficiente oxígeno.

Después de la fecundación, los huevos hacen eclosión en dos o tres días. En este punto, el cuidador debe proveer una alimentación y cuidado según las necesidades de estos alevines. Los fitoplancton son una buena fuente de nutrientes para esta etapa.

Pez Mariposa

Esta vez, hablaremos del pez mariposa perteneciente a la familia de los Quetodóntidos. Este es un grupo de peces que comprende muchas especies distintas. Los Cahetodon, Chelmon, Forcipiger y Heniochus también forman parte de este gran grupo de peces. Sin embargo, su morfología es bastante homogénea.

También hay otra característica común en estos peces, necesitan ciertas condiciones para poder adaptarse en un nuevo acuario. Aunque estos son peces con requerimientos más específicos en su cuidado, todavía son manejables para un principiante. Hay que tener en cuenta que cuando se traen peces a casa, se les debe proporcionar el ecosistema que necesitan y hacer un esfuerzo por recrear el ambiente natural que necesitan.

Después de que pueden aclimatarse en su primera época, su cuidado es muy simple y se trata sólo en labores de mantenimiento y una rutina establecida.

Todos los peces mariposa tienen una forma comprimida en los laterales, esto es así porque están adaptados a vivir en arrecifes de coral. El crecimiento máximo que alcanzan estos peces es de 10 cm, aunque algunas variedades pueden crecer un poco más. Hay que tomar en cuenta que cuando se crían en acuarios tienden a crecer menos que cuando están en su hábitat natural.

Los colores pueden .variar entre amarillos, negros, clancos, rojos, azules y naranjas, lo que hace que estos peces agregeuen mucho color y vivacidad al agua.  Su nombre de pez mariposa proviene de las manchas que tienen sobre su piel que recuerdan a los ocelos de las mariposas.

En las aguas del Oceano Indico y el Pacifico se encuentran con mucha facilidad. Los arrecifes de coral son su lugar preferido porque encuentran los microorganismos que necesitan para alimentarse. También prefieren estos lugares para esconderse de los depredadores. Pueden observarse algunos ejemplares jóvenes visitando las costas, mientras que los adultos no suelen salir de los sustratos de coral.

Los acuarios que tienen pez mariposa deben estar bien oxigenados. Puede que surjan dudas con respecto a la proliferación de algas y otros microorganismos. Estos peces se alimentan, casi exclusivamente de estas especies, por lo que nunca habrá demasiadas algas en estos acuarios.

Estos son peces que pueden vivir en acuarios comunitarios, pero no con otros peces de su propia especie. También se debe evitar ponerlos en el mismo ambiente que peces con libreas o que tengan patrones de colores parecidos a los de su especie. Aunque no son conflictivos, son peces que disfrutan de estar solos o en pareja. Sus hábitos son diurnos y suelen alimentarse y nadar durante el día y duermen por la noche.

Características de los peces marinos

Mantener un acuario marino requiere de más esfuerzo y dedicación. La temperatura tiene un rango de entre 21 ºC y 26 ºC con un nivel de pH que suele superar los 8 puntos. Uno de los puntos más importantes es el grado de la sal que debería estar entre 1.022 y 1.025 con un nivel de alcalinidad de 3.0.

La alimentación de estos peces puede variar mucho porque pueden necesitar dietas herbívoras, carnívoras u omnívoras. Es importante que los peces tengan una alimentación según sus necesidades concretas porque gran parte de su salud depende de estos.

Otro problema común de salud y muy difícil son las enfermedades bacterianas que afectan órganos como las branquias y la piel. Los parásitos y piojos de peces marinos se pegan a sus aletas y las dañan. Los trematodos son la variedad de parásitos más comunes de estos peces.

Por lo general, las especias marinas se comportan bien cuando comparten un acuario, pero algunos necesitan espacios separados como los caballitos de mar. Cuando se comienza con un acuario, debe evitarse los sistemas de arrecife de coral. Aunque puedan lucir muy bien en acuario, necesitan experiencia y especificaciones químicas en el agua.

Los peces marinos necesitan un espacio de, por lo menos, 100 litros para mantenerlos en comunidad.

Los peces necesitan cuidados específicos y condiciones de vida. Estas condiciones de vida están ligadas a la calidad del agua donde viven. Hay que pensar que los peces conviven con sus propios desechos todos los días, por lo que se debe mantener mucho cuidado con la higiene del agua donde se encuentran. Una sobrepoblación en el acuario implica una aumento de los agentes tóxicos niveles peligrosos y mortales para los peces.

La cantidad de peces que se pueden introducir en tu acuario depende completamente de la actividad biológica de cada pez. Algunos “ensucian” más que otros, por lo que es necesario evaluar el funcionamiento particular de cada especie antes de traerlos a casa.

Para cualquier otra cuestión, o explorar más sobre el mundo de los acuarios y los peces, puedes visitar nuestro blog.

Otros artículos de interés pueden ser:
Como Eliminar las Algas de Acuario – Causas y Tratamientos mas efectivos
Caridinas y Neocaridinas – Ficha y Cuidados Gambas de Acuario

Valora este artículo:

En nuestra tienda online podrás comprar Accesorios para empezar a montar tu acuario y recibirlos en 24 horas en España.

¡Oferta!
×