Reproducir Bucephalandra desde semilla?

Las plantas acuáticas Bucephalandra actualmente son las plantas más prometedoras de la familia Araceae para mantener en acuarios plantados. El pequeño tamaño, la variedad de formas y colores, el crecimiento lento, la resistencia y adaptación a diferentes parámetros de agua y la capacidad de crecer anclada a rocas y madera les atribuyen unas ventajas características de estas plantas endémicas de Borneo.

La forma mas fácil de propagar Bucephalandras es a través de la división del rizoma una vez la planta tiene un tamaño considerable y una buena tasa de crecimiento.

Para que sus plantas sean más saludables, muchos viveros asiáticos utilizan la micropropagación, también conocida como propagación in vitro. En este método, el cultivo de tejidos se esteriliza por completo; Sin embargo, trabajar con este sistema requiere de equipos especiales y productos químicos que limitan el uso de este método entre acuaristas aficionados.

Pero seguro que lo tendrás muchísimo mas fácil si utilizas el método de propagación generativa. En este artículo mostraremos algunas instrucciones detalladas sobre cómo propagar Bucephalandras por semilla, que pueden aplicarse bien a otros tipos de plantas aroides como las Anubias. Describiremos solo los detalles y algunas complejidades particulares que son inherentes a la reproducción de las Bucephalandras.

Para empezar, vale la pena mencionar que no hay secretos; Todo está determinado simplemente por la fisiología de las inflorescencias (las flores que desarrollan este tipo de plantas). La principal diferencia entre las Bucephalandras y las Anubias es el comportamiento diferenciador de la espata. En el caso de Anubias, la espata se abre completamente y da acceso directo a las flores masculinas y femeninas. ( Imagen. 1 ). No crea ningún obstáculo para la polinización artificial.

Imagen 1. Inflorescencia de AnubiasLa espata no limita el acceso directo a las flores femeninas.

Por el contrario, la floración de la Bucephalandra es un proceso algo más complejo. Comienza con la maduración de las flores femeninas (la parte inferior del espádice). Durante este período, la espata solo abre un pequeño espacio en su parte superior. Este pequeño agujero es suficiente para permitir el acceso de polinizadores autóctonos (moscas del género Colocasiomyia), pero hace que sea completamente imposible polinizar las flores artificialmente sin la eliminación mecánica de la espata. ( Imagen. 2 ).

Imagen 2. Inflorescencia de Bucephalandra al comienzo de la antesis pistilada (primer día de floración), parte de la espata extraída artificialmente. Los estaminodios del intersticio se erigen para permitir el libre acceso de los polinizadores autóctonos.

Las flores femeninas permanecen fértiles solo durante unas pocas horas, así que no esperes hasta que la espata comience a abrirse más. Retira con una cuchilla la mitad de la espata a lo largo y pon polen sobre el estigma. El polen debe tomarse de otra inflorescencia. Es importante tener en cuenta que el período de maduración de las flores masculinas y femeninas en la misma inflorescencia no se superpone. El polen generalmente se forma solo en el segundo día de floración, cuando las flores femeninas ya no son receptivas. Este proceso difiere significativamente de la floración de las Anubias, donde los casos de autopolinización son bien conocidos. Para la transferencia de polen entre inflorescencias podemos utilizar pinceles para acuarela.

El comienzo de la maduración del polen va sincronizado con una separación y destrucción significativa de la parte superior de la espata, por lo que no puede perderse este punto. La espata tiene solo una parte, una copa inferior, que cubre las flores femeninas. Los granos de polen aparecen en los cuernos de los estambres en varias formas dependiendo de las condiciones ambientales (generalmente de la humedad en el aire), pueden tener la forma de una gota o una fibra ( Imagen 3. ). A diferencia de las Anubias, las plantas de Bucephalandra rara vez forman polen como un polvo seco que fluye libremente en el ambiente.

Imagen 3. Inflorescencia de Bucephalandra durante la antesis estaminada (segundo día de floración). La espata superior se está callendo. Los estaminodios del intersticio se han reflejado para bloquear la entrada de la espata inferior. Ten en cuenta que el polen puede tener la forma de una gota (a la izquierda) o de una fibra (a la derecha).

Una característica distintiva de las Bucephalandra es la presencia de estaminodios en forma de escudo (estambres estériles) que separan las partes masculina y femenina. Podemos suponer que están involucrados en la polinización con polinizadores autóctonos en la zona inferior, evitando la autopolinización. Sin embargo, ambas versiones han fallado. El primero fue dispuesto por S. Wong y P. Boyce, quienes observaron las plantas en la naturaleza, y el segundo, por nuestros intentos fallidos de autopolinización artificial. Por lo tanto, la función de los estaminodes es solo proteger el conjunto de semillas futuras.

Después de una polinización exitosa, la parte masculina del espádice se cae en unos días, dejando solo la copa inferior y los estaminodios en forma de escudo que protegen el ovario. Pronto los plastidios en las células estaminoides comienzan a sintetizar clorofila, convirtiéndolos en participantes completos en el proceso fotosintético ( Imagen. 4 ). El conjunto de semillas madura en aproximadamente 1,5-2 meses ( Imagen. 5 ), aproximadamente dos veces más rápido que las Anubias. En este punto, los estaminodes se decoloran y mueren, y las semillas comienzan a germinar incluso en la misma flor, por lo que no son necesarias medidas especiales para su germinación. El conjunto de semillas de las especies más grandes generalmente contiene alrededor de 500 semillas, mientras que las especies pequeñas tienen solo 50-100 ( Imagen. 6 ).

Imagen 4. Después de una polinización exitosa, la parte masculina del espádice se cae y los estaminodios del intersticio se vuelven verdes durante varios días.

Imagen 5. Bucephalandra con inflorescencia y fruto.

Imagen 6. Semillas (24 piezas) de Bucephalandra que se aislaron de un fruto. 

Vale la pena señalar que, a diferencia de Anubias, las semillas de Bucephalandra se hunden en el agua. Esta característica concuerda bien con la localización de las poblaciones naturales de Bucephalandra cerca de cascadas y borde de los ríos. De lo contrario, las corrientes de ríos y arroyos de montaña llevarían las semillas lejos de los hábitats donde se suelen encontrar estas plantas.

En un invernadero después de la maduración, puedes colocar las semillas en un sustrato neutro húmedo (arcilla expandida o piedras finas). El crecimiento de las plántulas y su forma son idénticos a las de las Anubias. La Bucephalandra se desarrolla completamente en 1,5-2 años ( Imagenes. 7-9 ). Es importante destacar que estas especies no contienen ningún patógeno vegetal y están completamente sanas.

Imagen 7. Plántulas (3 meses) en una mezcla de arcilla expandida y piedras finas.

Imagen 8. Después de 10 meses, las plántulas deben separarse en macetas individuales.

Imagen 9. Plántulas separadas (1 año de edad).

En general, la propagación generativa ha demostrado ser una forma efectiva de producción en masa de plántulas de Bucephalandra sanas, como resultado de una polinización exitosa puede obtener cientos de nuevos ejemplares. Además de la reproducción habitual, las Bucephalandra también tienden a tener un cruce interespecífico que abre amplias perspectivas para la selección de estas plantas.

Otros artículos de interés pueden ser:
Cuidados Bucephalandra.

COMPRAR BUCEPHALANDRA
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
Top Ventas
¡Oferta!
Top Ventas
¡Oferta!
es_ESSpanish
en_GBEnglish de_DEGerman es_ESSpanish